Control de armas pasa inadvertido tras masacre

Control de armas pasa inadvertido tras masacre de Aurora
Control de armas pasa inadvertido tras masacre
Residentes de Aurora, se consuelan tras la tragedia.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.- Fue un día difícil para el país. Ayer, las condolencias y frases de simpatía abundaron en Washington, luego de la tragedia de Aurora, Colorado. Pero en pleno año electoral, pocos mencionaron un tema implícito e incómodo. El acceso que el atacante tuvo a las armas, con que liquidó a 12 personas e hirió a 59.

La jornada se inició con la dolorosa noticia. En un cine, durante el estreno de una popular película, muchos encontraron la muerte. Le pudo pasar a cualquiera y eso, precisamente, ha sido uno de los elementos más perturbadores para la opinión pública en el país.

Desde temprano, legisladores, agencias de gobierno y el presidente Barack Obama reaccionaron a los hechos. “Aunque nunca podamos comprender lo que impulsa a alguien a tomar la vida de otros, sí sabemos lo que hace que valga la pena vivir. La gente que perdimos en Aurora amó y fue amada. Eran padres, madres, esposos, esposas, hermanos, hermanas, hijos e hijas, amigos y vecinos. Tenían esperanzas para su futuro y sueños que no habían realizado”, dijo el mandatario desde Florida.

En tanto, el candidato republicano Mitt Romney, aseguró que él y su esposa estaban rezando por las familias de las víctimas y que “esperaban que el responsable de este terrible crimen, fuera llevado a la justicia con rapidez”.

Las declaraciones de los liderazgos republicano y demócrata, lamentando el incidente, no pararon durante todo el día, sin embargo, un tema que escasas personas abordaron y que las campañas, eludieron de plano, fue el control de armas en el país.

Un político que sí se refirió al tema, directamente, fue el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, en una entrevista con un medio local. “Sabes, las palabras tranquilizadoras son agradables, pero quizás es momento de que las dos personas que quieren ser Presidente de los Estados Unidos, se paren y nos digan qué van a hacer al respecto, porque obviamente este es un problema a lo largo del país”, comentó.

Una postura similar adoptó la campaña Brady, que por años ha exigido mejores regulaciones en esta área. “Esta tragedia nos recuerda, una vez más, que nuestra nación paga un precio inaceptable por nuestro fracaso en mantener las armas fuera de las manos de gente peligrosa. Estamos enfurecidos”.

El autor del tiroteo compró legalmente las armas que utilizó para llevar a cabo la matanza, informaron autoridades federales.

Según a NBC, James Holmes, de 24 años, comenzó a comprar armas a partir de mayo pasado.

Holmes utilizó dos revólveres Glock del calibre 40, de los cuales al menos uno fue usado durante el tiroteo, junto a una escopeta Remington 870, uno de los modelos más populares en Estados Unidos, y un rifle Smith and Wesson tipo AR-15, considerado “rifle de asalto”.

La Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés) no ha querido comentar directamente sobre el incidente en Colorado, pero señaló que en Estados Unidos las leyes y reglamentos sobre la compra y tenencia de armas varía de un estado a otro.