Reabren piscina de Reseda

La alberca vuelve a recibir al público luego de cuatro años y de una remodelación.
Reabren piscina de Reseda
Ayer reabrió la alberca de Reseda, cuya remodelación tuvo un costo de $4.3 millones.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Los residentes de Reseda recibieron el caluroso día de ayer con un chapuzón en la remodelada piscina del bulevar Victory y Reseda. La ceremonia de reapertura contó con la presencia del alcalde Antonio Villaraigosa, el concejal Dennis Zine y otros funcionarios de la ciudad. Lo que los presentes nunca se esperaron fue que la ceremonia terminaría con dos funcionarios de la ciudad en el agua.

La piscina estuvo cerrada durante cuatro años, primero por problemas técnicos y luego durante su remodelación.

“En 2008 llamé al alcalde y le dije que teníamos buenas y malas noticias”, recordó Jon Kukri, Gerente general de Parques y Recreación. “Las buenas noticias son que pusimos agua en la piscina de Reseda – le comuniqué-. Las malas, es que se perdía por todos lados”.

“El fondo no tenía base y las paredes se estaban echando a perder”, explicó el ingeniero Gary Lee More, quien estuvo a cargo de la remodelación, que requirió un gasto de $4.3 millones. La nueva piscina tiene 150 pies de largo y 75 pies de ancho. Debido a que el presupuesto de renovación original fue de 5 millones de dólares, la ciudad utilizó el resto del dinero para remodelar el parque Reseda, en el que está ubicada la piscina.

Art Bergman, de 82 años, trabajó como salvavidas de la piscina en 1946, cuando tenía 16 años. Allí fue cuando en 1950 conoció a su esposa, Lois, que trabajaba en los vestuarios. Ambos estuvieron presentes durante la ceremonia y se emocionaron al ver la remodelación.

“En 1912 se construyeron las tres primeras piscinas de la ciudad”, recordó Villaraigosa. Hoy Los Ángeles cuenta con 38 piscinas de temporada y 16 que están abiertas todo el año.

“Las piscinas públicas son muy importantes para los niños y las familias de clase media y trabajadora, señaló Zine. Tanto el concejal como el alcalde recordaron su infancia y los veranos que pasaron en las piscinas públicas de la zona.

“Como alcalde de la ciudad, no siempre tengo tiempo para asistir a todas las ceremonias que querría. Cuando me invitaron a esta inauguración, respondí que no sabía si podría llegar, pero que las sonrisas de los niños serían suficientes para mí”, dijo el alcalde. “Pero cuando me dijeron que si venía podría empujar a Zine al agua, definitivamente me hice tiempo para llegar”, agregó.

En el momento, todos creyeron que el Alcalde estaba bromeando, pero al terminar la ceremonia Villaraigosa empujó al concejal a la piscina. Zine, a su vez, empujó a Cary Iaccino, presidente del concejo del barrio de Reseda. Considerando las altas temperaturas de ayer, ambos funcionarios agradecieron el chapuzón.