Vecinos de Anaheim la emprenden contra la Policía

Residentes de la zona reclaman respuestas, luego de que Manuel Díaz fuera acribillado por oficiales en una persecución
Vecinos de Anaheim la emprenden contra la Policía
Lupe Díaz (derecha), hermana de Manuel Díaz, recibe un abrazo de Theresa Smith, en medio de una protesta frente a las oficinas de la Policía de Anaheim.
Foto: AP

ANAHEIM, California – El asesinato de un hombre hispano a manos de un oficial de la Policía de Anaheim ha desatado la furia de vecinos del lugar, quienes por segunda noche consecutiva se han enfrentado violentamente a agentes.

Los manifestantes, algunos de los alegan haber sido testigos de los hechos acontecidos el sábado en el Condado de Orange, se congregaron anoche, cerca del área del incidente, y le prendieron fuego a un vagón de basura, el cual movieron a la calle en múltiples ocasiones, mientras efectivos de la policía monitoreaban la escena desde un helicóptero.

El tenso escenario se registró, luego de que un grupo invadiera el vestíbulo del cuartel general del jefe de la policía de esa zona, John Welter, mientras éste se preparaba para ofrecer una conferencia de prensa en donde discutiría el caso.

Horas antes, manifestantes gritaban “no hay justicia, no hay paz”, además de tildar a los policías, de “puercos y asesinos”, esto ante la mirada de oficiales que observaban las protestas.

Manuel Díaz, de 24 años, fue acribillado el sábado en la tarde en medio de una persecución con oficiales.

Presiona aquí para ver un video de los enfrentamientos

De acuerdo con Welter, al momento del incidente Díaz se encontraba con otros dos individuos en supuesta actitud sospechosa. Los tres intentaron escapar de los uniformados corriendo hacia un callejón, y uno de los oficiales interceptó a Díaz al frente de un complejo de apartamentos. Fue entonces cuando el agente le disparó.

Welter, quien dijo que se está llevando a cabo una investigación independiente sobre los hechos, no pudo especificar qué exactamente motivó al agente a dispararle al hispano.

El oficial se limitó a decir que, supuestamente, el occiso era un conocido miembro de una ganga de la zona.

Minutos después del tiroteo, se formó un motín cerca de la escena del crimen, cuando residentes de la zona comenzaron a lanzarle rocas y botellas a policías, mientras intentaban recolectar evidencia.

Los oficiales respondieron con gases lacrimógenos y disparos de municiones no letales.

Presiona aquí para ver un video de los enfrentamientos