En visita de Obama falla la radio policial

Muchos de los 100 agentes de la policía asignados a la seguridad presidencial, en ocasiones no pudieron comunicarse por sus radios con los despachadores de la policía
En visita de Obama falla  la radio policial
En Oakland el presidente Barack Obama es recibido por una entusiasta multitud durante su visita relámpago.
Foto: AP

OAKLAND .- El sistema de radiocomunicación de la policía de Oakland, adquirido el año pasado por 18 millones de dólares, falló varias veces durante la visita del presidente Barack Obama a la ciudad esta semana y durante las protestas que se suscitaron en torno a la llegada del mandatario.

Muchos de los 100 agentes de la policía asignados a las labores de seguridad presidencial ese día en ocasiones no pudieron comunicarse por sus radios con los despachadores de la policía, e incluso entre ellos, durante el evento de recaudación de fondos del presidente en un teatro del centro de la ciudad, de acuerdo con el líder del sindicato de policías de Oakland.

En cierto momento, los agentes no pudieron contactar a los despachadores durante cerca de 30 minutos, dijo Barry Donelan, presidente del Sindicato de Agentes de Policía de Oakland.

En otro momento, algunos oficiales reportaron que los radios fallaron totalmente poco después de que el presidente se marchó de la ciudad y algunos manifestantes empezaron a bloquear las calles del centro de la ciudad.

“No funciona, en pocas palabras. Nuestros oficiales no confían para nada en este sistema de radiocomunicación actual”, dijo Donelan a The Associated Press el jueves. “Pone en riesgo a los oficiales y a los ciudadanos que sirven debido a su falta de fiabilidad”.

Funcionarios de la ciudad dijeron que si bien algunos policías experimentaron ciertos problemas de transmisión “intermitente”, nunca hubo una interrupción completa del sistema y los oficiales lograron finalmente comunicarse entre ellos.

“Nunca hubo una falla total”, dijo el jefe de la policía Howard Jordan, quien aseguró que él mismo usó el sistema el lunes.

El fabricante del sistema de radiocomunicación, Harris Corp., de Melbourne, Florida, no respondió los mensajes que le fueron enviados por teléfono y correo electrónico en busca de comentarios al respecto.