Damas de Blanco dedican marcha a Payá en La Habana

Berta Soler, portavoz del grupo lamentó de nuevo la trágica muerte y del también disidente Harold Cepero, quien perdió la vida en el mismo accidente automovilístico.
Sigue a La Opinión en Facebook
Damas de Blanco dedican marcha a Payá en La Habana
Las Damas de Blanco participan en una marcha por la Quinta Avenida de La Habana, en homenaje al fallecido opositor cubano Oswaldo Payá.
Foto: EFE

La Habana/EFE – El grupo disidente cubano “Damas de Blanco” dedicó ayer en La Habana su habitual marcha dominical al opositor Oswaldo Payá, fallecido hace una semana en un accidente de tráfico en el oriente de la isla.

La caminata tuvo lugar a la salida de una misa en la iglesia católica habanera Santa Rita de Acasia, un acto que suelen efectuar cada domingo las “Damas de Blanco” desde 2003.

Berta Soler, portavoz del grupo lamentó de nuevo la trágica muerte de Payá y del también disidente Harold Cepero, quien perdió la vida en el mismo accidente automovilístico.

Soler recordó a Payá como el líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), que “supo guiar y educar a sus hijos y a la oposición interna en Cuba”, y resaltó- su “legado, al igual que el de Laura Poyán (líder de las Damas fallecida por enfermedad en octubre de 2011), tenemos que continuarlo y seguir adelante”.

“Podemos estar fraccionados, podemos estar unidos, lo más importante es que tenemos un solo objetivo todos- la libertad la democracia y el respeto a los derechos humanos del pueblo de Cuba”, añadió.

Soler reiteró que tiene dudas sobre las causas que provocaron el accidente, señaló que a su juicio no fue un suceso “casual” y consideró que el Gobierno cubano “ha dejado lagunas” en la explicación oficial del accidente.

Según el informe oficial divulgado por las autoridades cubanas, fueron la “falta de atención al control del vehículo, el exceso de velocidad y la incorrecta decisión de aplicar los frenos de manera abrupta en una superficie resbaladiza” las causas que determinaron el suceso.

El accidente en el que murieron Payá, de 60 años y líder del MCL, y el también cubano Harold Cepero, de 31 años y miembro de ese grupo, ocurrió el domingo 22 de julio en las cercanías de la ciudad oriental de Bayamo (más de 750 kilómetros al este de La Habana).

Los dos viajaban en un automóvil de alquiler junto al español Ángel Carromero, un dirigente local de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Madrid, quien conducía el vehículo, y el joven Jens Aron Modig, presidente de la Liga Juvenil Cristianodemócrata (KDU) de Suecia.

Desde el pasado lunes, Carromero y Aron permanecen retenidos en la isla por las autoridades cubanas.

La Embajada de España en Cuba no ha podido tener todavía acceso al joven Ángel Carromero a su llegada a La Habana, donde se encuentra en un centro dependiente del Ministerio del Interior.