Dueño y señor de la Nascar

Jimmy Johnson se adjudica por cuarta vez la famosa prueba en Indianápolis
Dueño y señor de la Nascar
Jimmy Johnson festeja su triunfo con un grito y mucho vigor.
Foto: AP

INDIANÁPOLIS, Indiana (EFE).- La figura del piloto Jimmie Johnson volvió a surgir de forma brillante en el momento más importante de la temporada Nascar cuando llegó la prueba “Brickyard 400” de Indianápolis, que ganó por cuarta vez y en la que el colombiano Juan Pablo Montoya quedó como vigesimoprimero.

Montoya, del equipo Earnhardt Ganassi Racing con Felix Sabates, ocupa el mismo lugar en la clasificación general con 475 puntos.

Johnson, que no había brillado en lo que va de temporada, confirmó que el Indianapolis Motor Speedway es uno de sus talismanes para recuperar la condición de uno de los grandes pilotos en la Nascar.

La nueva victoria en Indianápolis permite a Johnson unirse a Gordon, su compañero de equipo con Hendrick Motorsports, como los únicos pilotos que han ganado cuatro veces la famosa prueba desde que en 1994 se inició, en el mítico circuito para la competición Nascar.

No solo el triunfo fue importante sino que también la manera dominante como Johnson logró imponerse al resto de los rivales sin darles opciones, como les sucedió a los pilotos Kyle Bush (2), Greg Biflle (3), Dale Earnhardt (4), Jeff Gordon (5), Denny Hamlin (6).