Escasa oferta de huevos en México

Medidas para detener la influenza aviar generaron escasez de huevos, aumento de precios y especulación con este alimento
Escasa oferta de huevos en México
Catalina Manzano, ama de casa en el DF, fríe uno de los últimos huevos que comerá hasta que el producto baje de precio.
Foto: La Opinión - / Gardenia Mendoza

MÉXICO, D.F.- La otra noche, Catalina Manzano, una ama de casa del norte de esta ciudad, reunió a su familia para hacer un anuncio por el cual le dolía el estómago desde hace dos semanas: “desde hoy no voy a comprar huevos”, dijo sobre la dieta de su vida que en poco menos de un mes se disparó al doble de precio en una escalada que nadie entiende.

“Era lo mejor que teníamos los pobres: baratos, fáciles de cocinar y hasta nutritivos, pero ya no podemos comprarlos”, explicó frente a una de sus hijas que testificaba sus motivos.

La niña de 12 años cargaba en la mano una bolsa de plástico con las últimas piezas de “blanquillos” que compró en la tienda a 40 pesos (poco más de tres dólares) por kilo, casi un salario mínimo diario.

Antes costaba 17 pesos (alrededor de 1.5 dólares) y Catalina los usaba para desayunos, comidas y cenas, fritos o revueltos con papa, frijoles, salchichas, atún. México ocupa el primer lugar mundial en consumo de huevo, con un promedio de 22 kilos al año por habitante. Según la Unión Nacional de Avicultores, seis de cada 10 personas incluyen en su dieta este producto.

Con todo en contra de la dieta del mexicano y en una acción desesperada, el secretario de Economía, Bruno Ferrari, pidió a los mexicanos evitar su consumo para frenar a los especuladores que también serán perseguidos judicialmente.

Contra quienes lucren con el precio de los blanquillos irán la Procuraduría Federal del Consumidor, la Comisión Federal de Competencia y hasta Procuraduría General de la República (PGR) que hasta el momento integran en conjunto mil 300 investigaciones.

Ferrari lleva varios días intentando explicar la desmesura de los precios; entre otras hipótesis, considera que la culpa es de las gallinas ponedoras que “tardan hasta 22 días después de nacidas en empezar a producir los huevos” que con tanta urgencia requiere el mercado desde que sanidad detectó a finales de junio un brote de gripe aviar en el estado de Jalisco y miles de aves tuvieron que ser sacrificadas.

“Entre el 52% y el 53% de la producción de huevo está en Jalisco”, explicó el funcionario sobre el impacto del hallazgo del serotipo H7N3 del virus de la influenza aviar que generó un cerco sanitario regional en 110 granjas que habrían generado la escasez del huevo.

Los avicultores de UNA se inclinan más por explicar el “huevazo” debido al incremento en más de 40% en los precios de maíz y pasta de soya para alimentar a las gallinas, una razón con la que coinciden distribuidores al menudeo.

“El huevo estaba muy barato en comparación con los otros alimentos y hay costos para mantenerlas, por eso nos parece que lo que pasa simplemente es que el mercado se está ajustando”, opinó Samuel García, un comerciante que en una camionetita revende como intermediario artículos de la canasta básica en pequeños mercados de colonias céntricas de la Ciudad de México. “Los otros productos sí subían”.

García sólo espera ahora que se estabilice el precio tras el anuncio del Gobierno de que importará huevos desde Estados Unidos –ayer llegaron 400 toneladas- , Colombia Malasia, Costa Rica y Rusia.

“Nos perjudica a todos: yo estuve en la Central de Abasto (en DF) y fue muy difícil conseguir unas cuantas cajas, había locales cerrados y otros que no querían vender más que a mayoristas: un desbarajuste”, describe.

De todos modos, la clientela se ha reducido abruptamente. Martha Ledezma, quien tiene una pequeña tienda en el mercado Escandón, afirma que las personas que antes le compraban uno o dos kilos, en los últimos días compran uno o dos huevos.