Grupos abogan por eliminar pena de muerte

Partidarios de la Proposición 34 protestan frente al Ayuntamiento de Los Angeles.

Miembros de la filial del NAACP de Beverly Hills/Hollywood, junto con lideres religiosos y comunitarios se dieron cita el día de ayer para dar a conocer su posición sobre la Propuesta 34. La protesta tuvo lugar en las escalinatas del Ayuntamiento de Los Ángeles, bajo la consigna “SI a la Proposición 34”.

La Proposición 34 remplazaría la pena de muerte por cadena perpetua sin derecho a libertad condicional. Esta proposición exigiría además a los reos trabajar para obtener dinero para un fondo para los familiares de las victimas.

Para crear conciencia sobre la misma, un grupo compuesto por lideres religiosos y miembros del NAACP se reunió ayer en las escalinatas del Ayuntamiento de Los Ángeles, en donde se dirigieron a los presente exhortándoles a votar por la aprobación de dicha propuesta.

“En mi opinión, si miramos lo que esta pasando en este país con las celdas de la muerte, parece que no nos importa encerrar a esas personas y lanzar la llave a la basura, sin entender que hay personas inocentes tras las rejas”, dijo el reverendo Norman Copeland, miembro de las Iglesias AME y del consejo de ACLU.

Los oradores también señalaron que la justicia condena a personas inocentes a la pena de muerte y que algunos de ellos ya han sido ejecutados. Sin embargo, el Proyecto Inocente ha liberado a 297 personas que se encontraban en las celdas de la muerte siendo inocentes, 21 de los cuales eran de origen latino.

“¿Que nos dice del carácter de esta nación que esta dispuesta a sacrificar y asesinar a alguien que es inocente?”, dijo Copeland. “Eso les indica que una persona inocente que muere en la celda de la muerte es demasiado. Si asesínanos a un inocente, ¿en que nos convierte? “.

Los partidarios de esta proposición alegaron, entre otras razones, que la aplicación de la pena de muerte es mas costosa que el encierro de por vida, ya que se utilizan fondos que podrían utilizarse para resolver o evitar delitos.

“La muerte es un juego peligroso, en el cual alguien puede ser condenado en forma errónea e ir a prisión”, dijo Lester Mosley, miembro de la Conferencia de los Ministerios Bautistas. “Muchos inocentes han sido liberados pero una vez que una persona muere, no se puede liberar de la muerte”.