Trato médico a presos en limbo

Aunque ha mejorado el cuidado médico a los presos en California, algunas veces han tratado de bloquearlo

Guía de Regalos

Trato médico a presos en limbo
Fachada de la prisión para hombres en LA.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

SACRAMENTO.- Tras casi siete años de control federal del cuidado médico en las prisiones estatales, un juez federal rechazó el pedido del estado para regresarlo, lo que decepcionó a las autoridades del Departamento de Prisiones de California (CDCR).

“No todavía”, dijo el juez Thelton Henderson en la orden emitida, sin especificar cuándo podría poner de nuevo bajo el control de California el servicio médico de las prisiones estatales que fue tomado por el gobierno federal, después de varias demandas que revelaron que estaba por debajo de los estándares constitucionales.

Thelton hizo ver que aunque California ha mejorado ampliamente el cuidado médico, “no siempre ha cooperado y algunas veces ha buscado activamente bloquearlo”.

El juez ordenó a los funcionarios estatales demostrar que los presos pueden obtener cuidado médico adecuado en cada una de las 33 prisiones.

“Pero serán los expertos médicos designados por la Corte quienes evaluarán si las prisiones pueden proveer un cuidado médico constitucional con base en su desempeño”, dijo Nancy Kincaid, portavoz del interventor federal Clark Kelso.

“No hay una fecha específica de entrega pero se irá dando en etapas, gradualmente y aún cuando eso pase, el interventor monitoreará la actuación para que se mantengan las mejoras hechas al sistema”, añadió.

Hace dos años, el interventor Clark Kelso regresó al estado, la tarea de transportar y vigilar a los presos.

De acuerdo a Kincaid hasta ahora lo han hecho bien con algunos momentos difíciles. “En 30 días, se van a reunir el interventor con las autoridades de las prisiones para determinar, que otra área del cuidado médico se le puede entregar al estado”, observó.

Las autoridades de las prisiones no vieron con bueno ojos la decisión del juez federal.

“Estamos decepcionados de que en lugar de terminar de inmediato con la intervención federal sobre el cuidado médico en las prisiones, la corte estableció un proceso demasiado burocrático, y sin un final a la vista, que costará innecesariamente al estado decenas de millones de dólares”, dijo Luis Patiño, portavoz del Departamento de Prisiones.

Agregó que la orden de la Corte, ignoró el tremendo progreso que el estado ha hecho, al reducir su población en las prisiones y asegurar un cuidado médico adecuado para los presos.

Una de las condiciones establecidas para entregar el servicio de salud de los presos al estado fue reducir el hacinamiento, para lo que tendrían que bajar el número de presos en más de 40, 000 en un periodo de dos años.

El compromiso de CDCR es tener 110, 000 reos en las 33 prisiones estatales para finales de junio de 2013. Hasta agosto iban en 118,000. Como respuesta, el gobernador Jerry Brown estableció el programa de realineación para que los ofensores con crímenes menores fueran a las cárceles locales ya no a las prisiones estatales.

Asimismo el cuidado de los presos en libertad condicional pasó a los condados en lugar de continuar a cargo del estado.

El reporte “Nueve meses de realineación: El descenso de prisioneros en California continúa, nuevas admisiones aumentan” del Centro de Justicia Criminal y Juvenil (CJCJ) indica que hasta marzo pasado, las cárceles del condado de Los Ángeles habían recibido 5,471 presos como resultado de la realineación. En tanto que el condado tenía, hasta marzo, bajo su cuidado la libertad condicional de 10,922 presos liberados de las prisiones estatales.