Quieren un ‘sí’ a Proposición B

Grupo pide el uso obligatorio de los condones en la industria 'porno'
Quieren un ‘sí’ a Proposición B

Luego de haber trabajado tres meses como actor de películas para adultos, o películas porno, Derrick Burts contrajo el virus del VIH.

“En los dos primeros meses de trabajo me contagié de clamidia, gonorrea y herpes y ya no quería seguir, pero mi agente me dijo que todos tenían esas enfermedades, que igual ganaría mucho dinero, y que ya que lo había contraído, que mejor siguiese. Al mes siguiente contraje el VIH”, recordó Burts durante la conferencia de prensa de ayer, organizada por la Fundación de Cuidado de Salud para el SIDA (AHF).

La fundación presentó dos comerciales que se transmitirán por televisión como parte de la campaña “Sí a la Proposición B”, una medida que se presentará en las elecciones de noviembre y que busca hacer mandatorio el uso de condones entre actores de películas porno. La medida también requerirá que los productores de dichos filmes paguen por un permiso del Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles. Dicho dinero se utilizaría para hacer cumplir el mandato. De esta manera, el costo de la medida no recaería en el público, sino en los productores de películas.

En la actualidad, los actores deben hacerse un examen cada 30 días para poder trabajar, pero según Burts, el examen sólo no es suficiente. “¿Qué pasa con los otros 29 días? El examen sólo te informa cuando ya te contagiaste de algo, y ya es tarde”, dijo. El actor también citó el caso del actor que tenía sífilis y falsificó los resultados, contagiando a sus compañeros de trabajo. “Muchos actores están de acuerdo con el uso de condones, pero temen decir algo por miedo a perder su trabajo”.

No todos están de acuerdo con la medida y existe una campaña para convencer a los votantes que voten “no” a la proposición B.

“Esta proposición es inaplicable. Es complicado que haya inspectores que controlen a los actores en el set de filmación”, refutó James Lee, Director de comunicaciones del comité No en Derroche del Gobierno. “La industria ya paga por los exámenes mensuales de los actores. Si se contagian enfermedades venéreas es por lo que hacen en su tiempo libre”, opinó.

“La medida es cuestión de simple sentido común. Le estamos pidiendo a la industria de películas para adultos que obedezcan las leyes. Cualquier otro lugar de trabajo debe proveer un ambiente seguro para sus trabajadores”, dijo Whitney Engeran-Cordova, Director de la División de Salud Pública de AFH. Salones para uñas, peluquerías y otras 134 categorías de negocios deben obtener un permiso o licencia para operar en el Condado de Los Ángeles.

“Incluso los peluqueros para perros necesitan permiso para lavar a los animales. ¿Cómo se atreven a decir que no quieren obedecer”, agregó Miki Jackson, proponente de la medida.

Otro de los motivos por los cuales se oponen al uso mandatorio de condones es porque los clientes prefieren películas donde no los usan , admitió Lee. “Si nos ponen trabas y no podemos filmar en Los Ángeles, nos vamos a filmar a otro estado”, agregó.

“Cuando empecé a trabajar mis compañeras me avisaron que seguro contraería enfermedades venéreas, pero me tentó el pago”, reconoció Hayden Winters, una actriz porno que también se contagió en el set. “Ahora sé que un cheque, por más grande que sea, ni ningún dinero del mundo justifica contraerse una enfermedad venérea”.

Alrededor de la web