La alianza opositora venezolana pide no caer en depresión (Fotos)

Dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática muestran su tristeza y descontento al perder en los comicios
La alianza opositora venezolana pide no caer en depresión (Fotos)
Seguidores de Capriles decepcionados con el resultado de las elecciones.
Foto: AP / Ariana Cubillos

Caracas – Dirigentes de la alianza Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de Henrique Capriles, perdedor ante el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en las elecciones de ayer, pidieron hoy a sus partidarios no pasar de la tristeza a la depresión.

“Sí hay tristeza porque no se consiguió lo que se luchaba, pero en política no hay espacio para la depresión”, declaró Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo de la MUD, la alianza de los principales partidos opositores a Chávez que apoyó a Capriles.

El opositor cosechó 6,151,544 votos (44,97 %) frente a los 7,444,062 que permitieron una nueva reelección de Chávez (54,42 %), según el escrutinio oficial con un 90 % de los votos escrutados.

Aveledo destacó que si bien la MUD “tiene que analizar lo ocurrido”, y que por ahora “es tonto decir algo más que lo obvio”, destacó que más de seis millones que votos por Capriles “es mucha gente”, por lo que la unidad opositora “no se debe acabar”.

Chávez “no tuvo un crecimiento significativo” en esta ocasión y más bien descendió del más del 60% que obtuvo en las presidenciales de hace seis años, destacó Aveledo en declaraciones a la emisora privada Globovisión.

Teresa Albanes, encargada de la organización electoral de las elecciones primarias que la MUD celebró en febrero pasado en las que Capriles fue escogido candidato único de la alianza, declaró a su vez que “la tristeza no debe menoscabar la esperanza”.

“Estamos un poco tristes”, pero “la esperanza está absolutamente viva (…); yo no estoy de duelo. Estoy dispuesta a continuar nuestro trabajo y nuestra lucha”, manifestó a la misma emisora.

Ambos representantes de la MUD aplaudieron que Chávez llamara a la oposición al diálogo tras felicitarla por reconocer su triunfo de manera inmediata, y le pidieron mantener ese tono y abandonar “su lenguaje descalificador”.

“El presidente debe moderar su lenguaje porque hay casi una mitad del país que no está de acuerdo con él, que no llame más a sus opositores escuálidos y majunches (poca cosa)”, reclamó Albanes.