Illinois: Empieza segunda etapa para sacar el voto joven

Jóvenes de Chicago y suburbios hablan sobre la apatía del voto joven, las estrategias planeadas para esta segunda etapa de la campaña para sacar el voto, el papel de las redes sociales y el deseo que tienen muchos de que no se condicione su voto.
Illinois: Empieza segunda etapa para sacar el voto joven
La gran mayoría de los voluntarios que están tocando puertas y hablando con la gente para sacar el voto son jóvenes.
Foto: Cortesía Chicago Votes

Chicago.- Con entusiasmo unos y escepticismo otros, cientos de jóvenes de Chicago y suburbios se movilizan para lo que es la segunda etapa de la campaña por el voto e instan a la comunidad a que acuda a las urnas el próximo 6 de noviembre.

Para Vicente Del Real, de 23 años, la parte difícil del proceso electoral ya pasó; pero para él ahora viene la parte clave de la campaña para sacar el voto, “porque si no se hace el trabajo que sigue, no valió la pena el haber registrado a nadie”.

“En esta etapa, el enfoque será asegurarnos de que las personas que registramos y las que ya han estado registradas vayan a las urnas electorales. Nuestro trabajo consiste también en educar a la gente a que comprendan la importancia de salir a votar este 6 de noviembre, no sólo para las presidenciales, sino también para las locales”, explicó Del Real.

El joven, quien trabaja en Melrose Park y es organizador comunitario del Proyecto de Acción de los Suburbios del Oeste (PASO) dijo a La Raza que el papel de los jóvenes es clave en estos comicios electorales.

“La mayoría de las personas que están tocando puertas y hablando con la gente, el 89% son jóvenes, muchos de ellos ‘soñadores’ y ciudadanos, cuyos padres o familiares son afectados por cuestiones migratorias. Esto es un mensaje para la sociedad, porque es el joven el que está diciendo ‘podemos vivir en una sociedad diferente en donde todos tengamos los mismos derechos'”, dijo.

Sin embargo, Del Real reconoció que “en la población general, no sólo en los jóvenes, hay una gran decepción en cuestión de la política, entonces mucha gente tiende a tener una reacción apolítica cuando les hablas de registrarse para votar, porque muchos esperaban más del actual presidente”.

“La primera reacción es ‘no me interesa’, pero cuando les empiezas hablar de los problemas que afectan a la familia, como las deportaciones, la cuestión cambia”, dijo.

Si bien hoy en día viven en el mundo de la tecnología y las redes sociales, Del Real dijo que era importante que los jóvenes entiendan que el proceso de registro –para el cual todavía hay un período de gracia- debía hacerse de forma diferente.

“Hoy para registrarse para votar se tiene que firmar físicamente, pero por medio de tu teléfono puedes pedir una forma y checar donde te tocó ir a votar. Basta que tengas la aplicación en tu móvil, puedes hacer prácticamente todo, menos registrarte”, dijo.

DE FORMA INTERACTIVA

Claudia Telles, coordinadora de eventos de Chicago Votes, organización conformada en su mayoría por jóvenes, prepara una celebración este 31 de octubre, que más que una fiesta de disfraces y de entrega de dulces, tiene como fin recordar a los votantes a que acudan a las urnas el 6 de noviembre.

En la actividad denominada ‘Trick or vote’, unos 100 voluntarios disfrazados y con dulces en mano, tocarán las puertas de las casas a partir de las 6:30 pm, y les darán dulces a quienes estén registrados para votar.

“Esta actividad ya se ha realizado en otras ciudades, pero es la primera vez que se llevará a cabo en Chicago. Nosotros como jóvenes queremos educar a la gente sobre el voto de una forma más divertida, e interactiva. También tenemos pensado hacer bingos utilizando palabras que emplean los políticos y además queremos realizar debates políticos entre los jóvenes”, contó Telles a La Raza.

Chicago Votes también está usando las redes sociales para hacer llegar el mensaje a los jóvenes.

BUSCAN SER REPRESENTADOS

“Otra cosa que los jóvenes me han dicho es que a ellos no les gusta que condicionen su voto”, destacó Telles.

“Queremos ver más gente en la política que sean hispanos, que nos representen a nosotros, que nos apoyen. También buscamos que los ciudadanos sepan más sobre los candidatos y salgan a votar, no solamente cada cuatro años, sino también para las elecciones del alcalde. Su decisión va tener un impacto en el presente y en el futuro”, agregó la joven de 24 años.

María Marín, 20 años, trabaja como voluntaria en registro de votantes, en la Coalición de Illinois pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR).

Marín ha registrado 250 jóvenes y contó que así como había entusiasmo para registrarse, había también dejadez.

“Muchos de los jóvenes decían que para qué votar si no les gustaba ninguno de los dos candidatos o simplemente no les importaba”, dijo la joven, que estudia matemáticas en el Harper College, en Palatine.

“Pero a los que sí se registraron, ahora queda el sacarlos a votar. Vamos a estar haciendo llamadas, tocando puertas y visitando los hogares con muchos voluntarios”, afirmó.

Según William Drew, coordinador del programa juvenil de registro de votantes de Enlace Chicago, existen reacciones divididas. Por un lado, hay entusiasmo con las elecciones y por otro reina la desilusión. “Hay que convencerlos de que esta es una oportunidad para dar voz a sus padres y para representar a las personas que no pueden votar”

“Es importante votar por el presidente y por los oficiales locales que representan los intereses de la comunidad; por lo tanto la escena nacional es importante, pero también lo local. La mayoría de las personas de La Villita son jóvenes, así que esperamos que salgan a votar, para que así su comunidad esté bien representada”, añadió Drew.