De aquí al 2017, bajará consumo de petróleo

La crisis en la zona euro será determinante para la baja mundial que se espera en el consumo mundial de petróleo de aquí al 2017
De aquí al 2017, bajará consumo de petróleo
Venezuela es uno de los principales productores de petróleo del mundo.
Foto: Archivo

París – La Agencia Internacional de la Energía (AEI) revisó hoy a la baja sus previsiones sobre el consumo mundial de petróleo, en parte por la crisis centrada en la zona euro, y considera que en ese periodo habrá más producción disponible, lo que tendría que permitir moderar el precio.

El incremento de la demanda de crudo en el próximo quinquenio se limitará al 1,2 % anual, con lo que en 2017 será de una media de 95,68 millones de barriles diarios, según la AIE, que precisó que eso significa 500,000 barriles menos de lo que había calculado hace 16 meses.

Las malas perspectivas económicas en los países desarrollados, pero también la mejora en la eficiencia energética de todas las economías están detrás de esa ralentización de la demanda, que va a significar un cambio en el mapa de los flujos de los petroleros.

Las necesidades de petróleo en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) van a seguir disminuyendo, como ya ocurre de forma ininterrumpida desde 2010, y eso combinado con la progresión en el mundo desarrollado significará que desde 2014 ese primer bloque de 33 países pasará a representar por primera vez en la historia menos del 50 % del consumo global.

Otro elemento que contribuirá a modificar el mapa del mercado petrolero es que los avances tecnológicos permiten un incremento de la producción de crudo en Norteamérica, con la aportación de las arenas bituminosas y los yacimientos de esquistos.

Eso significará que los países que no pertenecen a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) aumentarán de media sus capacidades de extracción entre 2013 y 2017 en unos 860,000 barriles diarios, después de los recortes sufridos de 100,000 barriles diarios en 2011 y de 400,000 en 2012.

Además, la OPEP elevará su capacidad de producción en 3,34 millones de barriles diarios entre 2011 y 2017 hasta 37,54 millones de barriles en ese último ejercicio, mientras que la demanda que le será dirigida no superará los 31 millones de barriles diarios dentro de cinco años.

El incremento de la extracción en el cártel petrolero estará concentrado en unos pocos países, en particular Irak (un 50 % del total) y Libia.

Irak llegará a 4,8 millones de barriles diarios en 2017, mientras que Libia superará los niveles previos a la guerra con 1,4 millones en ese ejercicio que en 2011.

También se esperan aumentos significativos de las capacidades -aunque bien por debajo de un millón de barriles diarios suplementarios- en los Emiratos Árabes Unidos, Angola, Nigeria y Venezuela, así como un mantenimiento en Arabia Saudí de los niveles alcanzados en 2011.

La otra cara de la moneda es Irán, que según la AIE ha perdido un millón de barriles diarios en sus exportaciones en el contexto de las sanciones internacionales que se le imponen para presionarle a que ponga fin a su programa nuclear militar.

La agencia -que representa a los grandes países consumidores de energía de la OCDE- da por hecho que las sanciones se prolongarán en los próximos cinco años, y que Irán habrá perdido 1,2 millones de barriles diarios en el periodo 2011-2017.

En lo que se refiere a los precios, los autores del informe alertaron de que la volatilidad va a continuar, pero también que ante el nuevo escenario de menor tensión entre la oferta y la demanda, el barril de crudo que lleva más de un año de media por encima de los 100 dólares, debería bajar de ese nivel desde 2013 y quedar en unos 89 dólares en 2017.