Necesitan más tiempo para decidir

Considerable número de latinos que aún no sabe por quién votar

WASHINGTON, D.C.— David Maza realizó un cambio que no esperaba. Luego de estar inscrito como demócrata en tres elecciones, ahora por primera vez, se definió como independiente. Y es que su voto aún no está decidido. La desilusión y el enojo, conducen sus preferencias políticas, hoy, sin encontrar respuestas.

Favoreció al Presidente Barack Obama con gran entusiasmo en 2008. Celebró su triunfo y brindó por un nuevo gobierno. Pero ahora, este latino de 47 años, ha pensado incluso, en votar por el candidato republicano Mitt Romney.

“Siempre había votado demócrata. Estoy frustrado con Obama por su política. Tiene buenas intenciones pero no puso la misma fuerza al tema de inmigración que a otros temas. Lo peor de todo, es que deportó a un número récord de inmigrantes”, dijo.

“No creo que vote por Romney. Aunque en el último debate me impresionó, tuvo un buen desempeño sobre todo en el área de economía. Pero, por otro lado, se ha visto empujado muy a la derecha”, reflexionó.

“Mi voto crítico, después de lo que hizo por los ‘dreamers’ se inclina por Obama, pero todavía podría cambiar”, agregó.

En la última encuesta realizada Pew Hispanic Center a 1,765 votantes, con un margen de error de 3.2%, un 21% de los participantes hispanos se inclinó por Romney, un 69% lo hizo por Obama y un 10% correspondió a los indecisos o quienes no optan por ninguno de los candidatos.

En un estudio similar desarrollado por la organización en diciembre de 2011, la cifra de personas que no habían definido su voto bordeó el 9%.

“En mi opinión la tendencia entre este grupo no ha cambiado durante la campaña”, dijo Mark López director asociado de Pew Hispanic Center.

Otra encuesta realizada por Latino Decisions y difundida la semana pasada, mostró un 6% de votantes indecisos, mientras Obama dominaba con un margen de 73%-21%.

Sin embargo, organizaciones que trabajan en terreno, para registrar votantes, tienen otra impresión. “A principios de este año, muchos predecían un descenso en el entusiasmo del voto hispano. Pero ahora pareciera estar resucitando. Hemos identificado un número creciente de latinos que se identifican como independientes. Pero no será hasta después de la elección, que veremos exactamente su impacto”, aseguró Arturo Vargas, director ejecutivo de NALEO.

Warren Begazo es un votante independiente y nunca se ha identificado con un partido político. Desde 1994 tiene derecho a voto. Por ahora, ha pensado votar por Obama, pero los últimos debates presidenciales son claves para él.

“Quiero votar por Obama porque me gustan sus políticas de apoyo a la clase media. A los pobres. Pero después del primer debate me dieron ganas de votar por Romney, por su énfasis en crear trabajos. Yo necesito más negocio. Hasta el momento iré por Obama, pero eso puede cambiar todavía”, reconoció.

“Voy a esperar a los últimos debates y ver si ahí me convenzo. Pero aún tengo que pensarlo más”, comentó Gonzalo Cabrera, otro votante indeciso quien sufragó por primera vez hace dos años.

“Si sigo sin decidirme hasta el final, he pensado en votar nulo. En la actualidad estoy viendo que los políticos no están haciendo lo que deben. Como el Presidente Obama….. me parece que no ha cumplido”, explicó.

Otra opción que no está fuera de las consideraciones de los votantes latinos indecisos, son los candidatos alternativos. “No votaría por Romney pero quizás lo haría por un candidato libertario. Si no me convence haré una investigación para ver otros candidatos. Todo depende de lo que diga Obama en los debate”, dijo Maza.

Este año, las opciones son muchas, pero quizás las más llamativas, parten por el candidato Gary Johnson, exgobernador republicano de Nuevo México, quien está corriendo por el Partido Libertario. También figuran la doctora Jill Stein, representando al Partido Verde y la actriz y comediante, Rosseane Barr, del Partido por la Paz y la Libertad.

Mientras el tiempo se agota para tomar una decisión, las campañas están en la recta final y en ofensiva. Se espera que en el debate de hoy, Obama cambie su estilo y Romney mantenga un buen desempeño, a ver quién logrará capturar a aquellos que todavía no están convencidos. Ahora, ya es cuestión de días.