Gastan millones para tratar de convencer

Las campañas han invertido gran cantidad de recursos y dinero
Gastan millones para tratar de convencer
10/30/2012 - El Monte, Ca. - Signs against prop H are displayed by most 7/11 stores in the area (photo Ciro Cesar/La Opinion).
Foto: authors

En seis días, los electores de Los Ángeles tendrán ante a ellos catorce iniciativas en la boleta, once estatales y tres condales, que han recibido más de $410 millones en donativos para inducir el voto.

La batalla más cara se libra en torno a la Proposición 32, que limitaría la influencia política de los sindicatos, obteniendo más de $128 millones, de los cuales el 53% han recaudado sus detractores. Aún sigue la controversia por los $11 millones que donó un grupo de Arizona en beneficio de la medida.

Pero la balanza no es tan pareja en todas las campañas. En contra de la Proposición 37, sobre alimentos genéticamente modificados, y a favor de la 38, que aumentaría impuestos sobre las ganancias, y la 39, sobre impuestos a empresas en varios estados, la ventaja respecto a sus opositores es de hasta 1,100%.

A nivel local, la Medida J, que pide extender hasta el año 2069 el incremento de medio centavo al impuesto sobre las ventas para acelerar proyectos de transporte, se impulsa con los casi $2 millones que recibió de interesados en dichas obras, como el gigante del entretenimiento AEG, el equipo L.A. Dodgers y Museum Associates, que opera el Museo de Arte del condado de Los Ángeles.

“Necesitamos esta inversión en infraestructura ahora”, justificó la supervisora Gloria Molina. La Medida J, en cambio, ha sido considerada por el Sindicato de Pasajeros (BRU) como un “cheque en blanco” para una agencia que ha descuidado a los usuarios.

Mientras tanto, ambos bandos de la Medida B, que requeriría el uso de preservativos en películas para adultos que sean filmadas en Los Ángeles, obtuvieron 2.4 millones de dólares.

Michael Weinstein, presidente de la fundación AIDS Healthcare (AHF), que recaudó firmas para incluir la iniciativa en la boleta, ha dicho que se trata de una pelea dispareja. “Es una batalla entre David y Goliat. David es una organización no lucrativa y Goliat es una millonaria industria pornográfica”, comentó ayer.

Aunque reportes exponen que la campaña a favor de la iniciativa ha recibido $2.1 millones y que las compañías dedicadas al entretenimiento para adultos sólo obtuvieron 314,000 dólares.

Quizás la contienda electoral más desigual esté ocurriendo en la ciudad de El Monte, donde la industria de bebidas ha mostrado su músculo tratando de derrotar a la Medida H, que elevaría medio centavo por onza al impuesto de las bebidas azucaradas.

Los 1.3 millones de dólares que donaron han hecha que sea la campaña electoral más cara en la historia de la ciudad más pobre del Valle de San Gabriel. Con ese dinero han colocado decenas de carteles y anuncios espectaculares por toda la ciudad, y han pagado comerciales en televisión y radio.

“Porque la H significa: ¡híjole, impuestos más altos!”, dice un anuncio en español que aparece en TV y que advierte que el agua de horchata, popular en Latinoamérica, también subirá de precio. Ahí, el 73% de sus habitantes es de origen hispano.

“Cientos de pequeños negocios en El Monte y Richmond [otra ciudad de California que tendrá una propuesta similar en la boleta] se oponen a los impuestos a las bebidas”, afirma la Asociación Americana de Bebidas, detrás de la poderosa campaña. “Su escepticismo es justificable. Todos los ingresos irían directo al fondo general de la ciudad y serían usados para cualquier cosas”, agrega.

André Quintero, alcalde de El Monte, asegura que los fondos recaudados se usarán en beneficio de los residentes. El comité pro Medida H, sin embargo, apenas tiene $60,000 en la cartera.

“Pudieron haber derrotado esta medida con 200,000 dólares, pero decidieron gastar todo este dinero para enviar un mensaje a otras ciudades de que si tienen una propuesta similar esto es lo que les va a pasar”, comentó el funcionario a La Opinión.

En un reporte que analizó a 400 ciudades, el Monte ocupó el noveno lugar en obesidad infantil y se calcula que el 28% de su población adulta tiene sobrepeso.

Quintero, quien dice haber perdido diez libras de peso dejando de consumir bebidas gaseosas, confía en que así como el 53% de los votantes de ese municipio aprobaron la Proposición 29, que solicitaba impuestos más altos al tabaco, pero que perdió a nivel estatal, pasará los mismo con la Medida H.