OEA resalta civismo en Nicaragua

Pero recomienda a las autoridades que deben 'perfeccionar' el sistema electoral
OEA resalta  civismo en Nicaragua
La campaña para los comicios municipales culminó con actos y caravanas proselitistas y en medio de denuncias sobre el 'colapso del sistema electoral'. No obstante, los sandinistas ganaron las elecciones.
Foto: EFE

MANAGUA, Nicaragua (EFE).— La misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que supervisó las elecciones municipales en Nicaragua del domingo resaltó hoy el ambiente de civismo de esos comicios, aunque también hizo una serie de recomendaciones para “perfeccionar” el sistema electoral.

El jefe de la misión de acompañamiento de la OEA, el mexicano Lázaro Cárdenas Batel, dijo en rueda de prensa “que los nicaragüenses pudieron ejercer su derecho al voto de manera pacífica” en las municipales nicaragüenses.

La misión de la OEA, integrada por 26 expertos, visitó 11 de las 17 provincias de este país para observar los preparativos del día de las votaciones.

Cárdenas Batel subrayó que durante las votaciones la apertura de las juntas receptoras de votos se hicieron en su mayoría a tiempo y se contó con los materiales necesarios para el sufragio.

La misión de la OEA también destacó “el alto número de mujeres” que integraron y presidieron las mesas electorales, y asumieron responsabilidades de fiscalización en nombre de sus partidos.

Asimismo, destacó el diseño de los anaqueles de votación para garantizar el voto secreto, no obstante, observó que en algunas juntas su ubicación no contribuyó para que los ciudadanos tuvieran toda la privacidad necesaria.

La OEA resaltó que la mitad de los candidatos electos en esos comicios fueron mujeres, lo que ubica a Nicaragua en el grupo de países a la vanguardia en la promoción de la participación de las féminas.

Empero, advirtió la necesidad de “afinar” los procedimientos para la acreditación de los fiscales, y se continúe avanzando hacia una mayor depuración del padrón electoral.

También sugirió la inclusión de las lenguas de las comunidades autónomas del Caribe de Nicaragua en los materiales electorales que se usen en esa región.

Consultado sobre el nivel de abstención en las votaciones, que según observadores locales independientes superó el 50 %, Cárdenas Batel comentó que “todo depende de los datos que se tomen como base”.

La autoridad electoral fijó provisionalmente la participación en un 57 %.

Dentro de las recomendaciones, la misión de la OEA consideró que existe una oportunidad para profundizar en el perfeccionamiento del sistema electoral nicaragüense.

Entre ellas mencionó escoger de forma aleatoria y transparente entre los ciudadanos inscritos en el padrón para la composición de las juntas receptoras de votos; publicar la imagen de las actas de escrutinio de cada junta; mejorar los mecanismos para la acreditación de fiscales; y depurar el padrón de manera continua.

Cárdenas Batel informó que en las próximas semanas presentará un informe al Consejo Permanente de la OEA sobre las elecciones municipales en Nicaragua.

El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) obtuvo una contundente victoria en las elecciones municipales celebradas ayer domingo en Nicaragua, incluido en Managua, según los primeros resultados ofrecidos por las autoridades electorales.

Los sandinistas, cuyo máximo líder es el presidente Daniel Ortega, encabezan el escrutinio en al menos 127 de los 153 ayuntamientos en disputa en las municipales, incluida la capital nicaragüense, escrutadas el 56.25 % de las mesas electorales.

En Managua, tras ser escrutadas el 90.95 de las mesas, el FSLN obtenía un 83.18 % de los votos, mientras que el Partido Liberal Independiente (PLI), que se consolida como la segunda fuerza electoral, conseguía el 9.83 %.

Por otra parte, un organismo nicaragüense de observación electoral crítico con el Gobierno catalogó ayer de “farsa” las elecciones municipales del domingo en Nicaragua, que dieron una contundente victoria al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Los comicios municipales fueron “un fraude o una farsa por diseño, no fue un ejercicio destinado a saber de forma fehaciente, fiel, digna, la voluntad de los nicaragüenses”, señaló en una rueda de prensa Roberto Courtney, director ejecutivo de Ética y Transparencia, capítulo local de Transparencia Internacional, y que vigiló los comicios desde afuera de los recintos de votación.

Según ese organismo, en las votaciones funcionó “una estructura paraestatal” del partido en el Gobierno que se encargó de tramitar los documentos de votación en los 153 municipios sin controles observables de parte de las autoridades.

Esa supuesta “estructura paraestatal” permitió en algunos casos el doble voto y hasta el sufragio de extranjeros y menores de edad, denunció ese organismo crítico con el Ejecutivo nicaragüense.