Caras latinas detrás del Presidente

Claro mensaje hispano y una estructura medial única, entre sus principales logros

Caras latinas detrás del Presidente
Sede del cuartel de campaña del Presidente Obama donde los últimos 18 meses han sido de intenso trabajo.
Foto: La Opinión - Antonieta Cádiz

CHICAGO, Illinois-. Detrás de bambalinas, en la Convención Demócrata esperaron pacientes junto a Benita Véliz. Era la primera vez que una indocumentada hablaba en un evento de este tipo y sabían la importante que era. Es el recuerdo preferido de varias latinas en el equipo de campaña del presidente Barack Obama, que ahora ya es parte de su propia historia.

Han sido meses intensos y llenos de trabajo. A unas pocas horas de que todo termine, el personal que ha estado detrás del mensaje de Obama comienza a sentir la nostalgia de dejar el piso 6, en el edificio Prudential Plaza.

“Comenzamos hace 18 meses y establecimos listas regionales y especializadas. Desde el periódico más pequeño en Iowa, hasta el más grande. Partí yo y eventualmente nuestro grupo fue creciendo”, cuenta Gabriela Domenzain, directora de medios hispanos de Obama For America.

La sede de comando del Presidente está repleta de banderas, dibujos, colores y mensajes. El centro de llamados, el sector de presupuesto, los voluntarios, estrategias, asesores, directores de medios y operaciones. Todos comparten el estrés de una meta que acabará en unas cuantas horas.

“La idea fue utilizar todos los recursos que tenemos, desde el Presidente, artistas, hasta nosotras mismas para hablar con los hispanos al nivel más grande y pequeño. Queríamos establecer la operación de prensa más integral posible”, explica Domenzain.

“Ahora estamos hablando con estaciones de radio. Nos hemos hecho amigos con muchos de los D.J, más que nada porque aprecian el acceso que les hemos dado”, asegura la voluntaria, Urpi Pariona.

En su agenda diaria no hay mucho tiempo. Después de una reunión de equipo a las 8:00 a.m. comienza un día que no termina con un horario determinado. La jornada acaba cuando no se puede hacer más.

“Ser la única latina en la mesa y darme cuenta que si yo no hablo no pasa, ha sido muy importante para mí. Un momento clave fue el debate republicano donde Mitt Romney mencionó la autodeportación”, recuerda Domenzain.

“Acaba de decir que nos deberíamos autodeportar ¿entienden lo que implica eso? Les pregunté, y se convirtió en uno de los mensajes más importantes. Cuando hablas con los latinos ahora eso es lo que te dicen”, enfatiza.

Pero al mirar hacia atrás, un momento que el equipo latino de Obama recuerda con especial cariño es el día en que el Presidente anunció que les permitiría a los Dreamers aplicar al beneficio de acción diferida.

“Estábamos todos escuchándolo. Había gente llorando, fue un momento en que los temas hispanos y de derechos civiles se fusionaron”, cuenta Domenzain.

Para quienes se han integrado en las últimas semanas como la voluntaria Maria Machuca, la imagen preferida de su tiempo en la campaña no es del pasado sino del futuro. “Cada vez que pienso en el 6 de noviembre veo al Presidente celebrando. La razón por la que soy voluntaria es porque represento a los campesinos, he visto su sufrimiento. Cuando elijan a Obama, ellos van a tener una oportunidad”, comenta.