Lacey: justicia para todos

La nueva fiscal de LA se inclina por licencias para los indocumentados

La inminente llegada de Jackie Lacey a la Procuraduría de Distrito de Los Ángeles (DA) representa un triunfo para las mujeres, las afroamericanas, pero también para los inmigrantes indocumentados.

“Quiero que otorgar licencias de conducir a los indocumentados sea el camino correcto para brindar seguridad a la comunidad”, expuso Lacey, quien también está a favor de que la Policía angelina (LAPD) no refiera a la Oficina de Migración a los sin papeles que no cometieron delitos graves.

“Lo que tienen en mí es alguien que quiere que el sistema judicial sea duro con los individuos que en verdad son malos, pero con justicia”, dijo la virtual ganadora de la Fiscalía a La Opinión.

La postura de Lacey sobre extender licencias de manejo a indocumentados se une a la del alcalde Antonio Villaraigosa, el jefe del LAPD Charlie Beck, el procurador municipal Carmen Trutanich y el Sheriff del condado Lee Baca. Todos coinciden que se trata de un asunto de seguridad pública.

En contraste, el actual procurador del condado, Steve Cooley, criticó la idea de cancelar los decomisos por 30 días de los coches manejados por personas sin licencia debido a su situación migratoria.

El fiscal Alan Jackson, quien perdió la elección al sumar el 45% de los sufragios, expresó en campaña que se opone a las normas locales que “minan” la habilidad federal para aplicar las leyes migratorias.

Lacey, quien sería la primera mujer y afroamericana en dirigir la influyente Procuraduría de Distrito, con casi 1,000 fiscales, se comprometió a proteger a las víctimas y testigos de delitos sin importar su estatus migratorio, ni etnia, y en procurar la impartición de justicia con la misma filosofía.

Con una carrera que inició hace 26 años procesando casos en los tribunales, Lacey creció en el distrito de Crenshaw, en el Sur de Los Ángeles. Su madre, Addie Phillips, es la mayor de 14 hijos en una familia humilde de Georgia. A los 17 años llegó a Los Ángeles, huyendo del racismo en aquel estado.

“Tener una mujer de su estatura e historial es un valor agregado al condado”, opinó el Sheriff Baca.

Uno de sus principales retos en la Fiscalía del condado será lidiar con un presupuesto más estrecho, que ha pasado de 335 millones a 328 millones en los últimos años, y con más reos libres por el déficit estatal. “Tendrá que manejar la organización tratando de estar dentro del presupuesto”, indicó Baca.