Sin pistas sobre causa de tiroteo en planta de Fresno (fotos)

Su jefe describe al responsable del asesinato de dos trabajadores que luego se suicidó, como un 'empleado modelo'

Sin pistas sobre causa de tiroteo en planta de Fresno (fotos)
Tres mujeres y un hombre se consuelan afuera de la procesadora, en Fresno, donde ocurrió el tiroteo.
Foto: AP

FRESNO, California. —El ex convicto que disparó en contra de varios de sus compañeros en un estilo de ejecución en una planta procesadora de pollo en California, matando a dos de ellos, antes de quitarse la vida, era un empleado modelo, de acuerdo con su jefe y vecinos.

Lawrence Nathaniel Jones, 42, había estado entrando y saliendo de prisión desde 1991 por crímenes que van desde robo a mano armada al robo de un vejículo. Un vecino lo describió como intimidante, pero sus compañeros y si jefe dijeron que era amable y respetuoso.

Cuando la policía trató de determinar qué motivó el ataque de Jones en la planta Velley Protein, en Fresno, el martes pasado, aquellos que lo conocían lo describieron como un hombre con una historia de crímenes no violentos peo parecía, al menos, tener una vida normal.

Armado con un arma, Jones se movió metódicamente entre la primera de sus tres víctimas en unas cuantas horas en su turno de la manana, colocando el arma contra su cabeza o cuello y halando el jatillo, dijeron las autoridades.

El hombre disparo a una mujer que trató de huir, y luego le puso el arma a otra persona en la cabeza y disparó, pero el arma estaba sin balas, de acuerdo con la policía.

Manuel Verdin, 34, y Salvador Díaz, 32, murieron en el tiroteo. Arnulfo Conrriguez, 28, fue herido en el cuello y ayer estaba en condicón crítica.

Fatima Lopez, 32, la mujer que fue testigo del tiroteo y heria cuando intentó huir fue dada de alta ayer.

Bob Coyle, presidente y dueño de Valley Protein, dijo que Jones fue confrontado por uno de los supervisores. Dejó el edificio, recargó el arma, y se disparó él mismo.

Por lo menos su primera de tres víctimas parecía no saber lo que estaba pasando.

La Policía dijo que los disparon fueron opacados por el ruido de la maquinaria y protectores para los oidos que usan los trabajadores que cortan, rebanan y cocinan el pollo.

Los supervisores de la compañía dijeron que los empleados estaban aún haciendo conjeturas sobre lo que puso haber ocurrido.

El miércoles, la planta permanecía cerrada en duelo y se proveyeron consejeros a los empleados, algunos de los cuales rompieron en lágrimas y se abrazaban unos a otros.

“Nada parecía fuera de los ordinario ese día, o de cualquier día”, dijo Coyle que le dijeron los empleados.

Coyle dijo que Jones nunca mostró ninguna señal de problemas, siempre fue respetuoso. Recientemente le habían dado un reconocimiento por asistencia perfecta.

“Era un buen empleado. Nunca faltó, nunca llegó tarde. decía ‘Hola Bob.. me siento bendecido de estar aquí. Era como decia las cosas”.

Michelle Coyle, copropietario de la empresa y jefe de recursos humanos, indicó que los supervisores todos estaban al tanto del récord de Jones y su tiempo en prisión. Pero Jones venía muy bien recomendado por la agencia de colocación, dijo.

Jones, quien había trabajado en la planta durante 14 meses, tenía un extenso récord criminal que data desde 1991, dijeron las autoridades. En 1994 fue sentenciado a 13 años en prisión por robo, y dejado en libertad condicional en 200, de acuerdo al Departamento de Cárceles y Rehabilitación.

Clic aquí para ver las fotos