Tope a emisiones

California lanzará sistema de control de gases de invernadero
Tope a emisiones
Trump derogó la política que requiere que las refinerías de petróleo tomen medidas para reducir sus emisiones.
Foto: Archivo

SAN FRANCISCO – Los mayores emisores de gases de efecto invernadero de California comenzarán a comprar permisos en un sistema de “topes y canjes” diseñado para controlar las emisiones de los gases que atrapan el calor y para de estimular la inversión en las tecnologías limpias.

El programa es el de mayor alcance en el país y constituye un componente clave en la ley de cambio climático de California del año 2006 que establece normas para lograr combustibles más limpios, automóviles más eficientes y un mayor uso de la energía renovable.

Conforme a este plan, la Junta de Recursos del Aire de California rematará el miércoles permisos de contaminación llamados “tolerancias” a más de 350 empresas, incluyendo empresas de electricidad, procesadoras de alimentos y refinerías.

Básicamente, el remate le pondrá precio a las emisiones de carbono.

El programa también establece un tope para las emisiones de las entidades individuales que contaminan. Se exige a las empresas que recorten las emisiones hasta los niveles permitidos o que compren tolerancias de otras empresas por cada tonelada métrica de carbono que despidan por encima del tope.

Las empresas pueden cubrir hasta un 8% de las reducciones de emisiones mediante la compra de créditos de carbono de la forestación y otros proyectos certificados.

“Es completamente coherente con la noción… de que la economía competitiva del siglo XXI se construye a partir de formas más limpias y eficientes de generar energía, fabricar productos y hacer negocios”, escribió en un correo electrónico Mary Nichols, presidenta de la junta del aire.

Sin embargo, algunas de las empresas reguladas mediante el plan indican que los costos adicionales tendrán como resultado índices de electricidad más altos y pérdidas de empleos en una economía que ya tiene dificultades para recuperarse. Una coalición de grupos empresariales le ha solicitado al gobernador Jerry Brown que se retrase el programa –petición que ha sido rechazada–.

“La subasta se llevará a cabo”, dijo Evan Westrup, portavoz del gobernador. “Estaremos controlando el programa de cerca y la Junta de Recursos del Aire realizará las modificaciones según considere adecuado”.

Durante los primeros dos años del programa, los grandes emisores industriales recibirán el 90% de sus tolerancias gratis de forma de comenzar con calma y darles a las empresas tiempo para reducir las emisiones a través de nuevas tecnologías y otros medios. El tope disminuirá con el tiempo de forma de reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero.