Nancy Pelosi seguirá al frente de los demócratas en la Cámara baja

Nancy Pelosi, que representa al distrito de San Francisco, seguirá de líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes de EEUU en 2013
Nancy Pelosi seguirá al frente de los demócratas en la Cámara baja
Nancy Pelosi durante una conferencia de prensa realizada en Washington.
Foto: AP

WASHINGTON.- La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, anunció hoy que continuará en su cargo en la próxima sesión legislativa de 2013, para continuar impulsando la agenda del presidente Barack Obama.

“He decidido someter mi nombre ante mis colegas para, una vez más, dar servicio como líder de la minoría en la Cámara baja”, dijo Pelosi durante una rueda de prensa, rodeada por cerca de 40 legisladoras que ganaron la reelección el pasado 6 de noviembre.

Pelosi, demócrata por California, señaló que aún queda mucho trabajo por hacer y quiere “trabajar con el presidente (Obama) para la creación de empleos y el crecimiento de la economía”.

La congresista, que ha llevado un férreo control de su partido en la Cámara baja durante la última década, insistió hoy en la necesidad de fomentar las candidaturas de las mujeres para el Congreso de Estados Unidos.

“Esta imagen ante ustedes vale millones de votos, los millones de votos de mujeres que lograron la reelección del presidente Barack Obama. Sepan que, en adelante, están viendo el futuro, el futuro del fortalecimiento de las mujeres en EE.UU.”, afirmó Pelosi, al destacar la diversidad cultural y étnica de su partido.

En ese sentido, señaló que cuando llegó al Congreso hace 25 años, sólo había 23 mujeres -12 demócratas y once republicanas-, de un total de 435 escaños en la Cámara Baja.

“Ahora, hay más de 60 mujeres demócratas en la Cámara baja” y las mujeres conforman la mayoría de la delegación californiana, dijo.

Pelosi ya había adelantado su decisión en una reunión privada con líderes de la bancada demócrata, poniendo fin a especulaciones de que dejaría el puesto después de que su partido no lograra recuperar la mayoría en la Cámara de Representantes en los comicios de la semana pasada.

Preguntada sobre por qué merece el cargo aún con esa derrota, Pelosi replicó que su partido “hizo más progreso del que todo el mundo esperaba”.

Pelosi ha sido respaldada por varios grupos progresistas, pero algunos republicanos no tardaron en criticarla. “No hay nadie mejor para presidir al grupo legislativo demócrata más liberal (progresista) de la Cámara baja en la historia que una mujer que es la única responsable de relegar (a su partido) a un estatus minoritario”, dijo Paul Lindsay, portavoz del Comité Congresional Republicano.

A su juicio, los demócratas no dan señales de querer “recuperar la confianza” del pueblo estadounidense, que la desbancó como presidenta de la Cámara de Representantes en 2010.

Pelosi, de 72 años, llegó al Congreso en 1987 y asumió en 2007 su cargo como la primera presidenta de la Cámara de Representantes en la historia política de EE.UU., donde se ha dado a conocer por el férreo control de su bancada, desde los mensajes hasta la disciplina de voto, y por su enorme capacidad para recaudar fondos electorales.

En los cuatro años que estuvo en ese cargo, Pelosi, firme aliada de la Casa Blanca, acumuló una larga lista de importantes logros legislativos, incluyendo un plan de estímulo económico, una ley de equidad salarial para las mujeres y las reformas sanitaria y del sistema financiero.

Cuando los demócratas perdieron 63 escaños y su estatus como mayoría en los comicios legislativos de 2010 -en parte por la controversia en torno a la reforma sanitaria de Obama-, Pelosi pasó a ser líder de la minoría.

En un segundo ciclo electoral consecutivo, su partido tampoco pudo sumar los 25 escaños necesarios para recuperar la mayoría en la Cámara baja, donde en la actualidad los demócratas totalizan 193 contra 242 republicanos. Se prevé que los demócratas aumenten apenas siete escaños.

Pelosi jugará un papel clave en la 113 sesión legislativa de en enero próximo, cuando el Congreso debata asuntos como la reducción del déficit, el aumento del techo de la deuda, la reforma del sistema de beneficencia social y una posible reforma migratoria, entre otros.

La legisladora, que representa al distrito de San Francisco, goza de mucha popularidad en su partido y no tiene rivales para el cargo, que deberá ser sometido a votación el próximo 29 de noviembre.

Se prevé que los demócratas Steny Hoyer, de Maryland, y James Clyburn, de Carolina del Sur, se mantengan en sus respectivos puestos de número dos y tres en la bancada, mientras que el legislador Xavier Becerra, de California, podría presidir el Caucus Demócrata de la Cámara baja.