Liberan sospechosos por muerte de “Macho” Camacho

Dos jóvenes que eran buscados por la Policía en Puerto Rico fueron dejados en libertad sin cargos tras declarar

Guía de Regalos

Liberan sospechosos por muerte de “Macho” Camacho
Los dos hombres eran buscados por la Policía tras el asesinato de “Macho” Camacho ocurrido la noche del 20 de noviembre en Puerto Rico.
Foto: INS

San Juan – Los dos jóvenes que eran buscados por el asesinato de Héctor “Macho” Camacho y que comparecieron ayer en la tarde a la Policía dejaron anoche las instalaciones de la uniformada en Bayamón, sin que las autoridades los detuvieran ni les levantaran cargos.

Los muchachos habían adelantado a su abogado y a la prensa que no estaban vinculados a las muertes del exboxeador y a la de su amigo de la infancia, Adrián Alberto Mojica Moreno.

Los jóvenes fueron identificados como Jesús Naranjo Adorno, de 25 años, y José Méndez Romero, de 21, y eran buscados por las autoridades por las dos muertes, ocurridas la noche del pasado 20 de noviembre en Bayamón.

Naranjo Adorno aseguró a la prensa que “no tengo que ver con eso, con la muerte de ‘Macho’ Camacho”.

Ambos sujetos se presentaron primero a las oficinas del abogado Lemuel Velilla, en Bayamón, y luego se dirigieron a la División de Homicidios de la Policía en ese municipio.

Camacho no podrá ser donante de tejidos

La portavoz de la organización Lifelink, Maresa Boneta, explicó ayer que el exboxeador no podrá ser candidato para la donación de tejidos, ya que sus familiares lo identificaron “tarde” (el domingo) en el Instituto de Ciencias Forenses (ICF) y el cuerpo comenzó un proceso de descomposición.

“Primero se hace un acercamiento a la familia en el hospital para la donación de órganos. Luego se envía el cuerpo a Ciencia Forenses y se evalúa. Una vez los familiares identifican el cuerpo se habla (para la donación de tejidos)”, indicó Boneta.

La familia de Camacho visitó el domingo, el ICF para el proceso de identificación del cadáver del extriple campeón, quien fue baleado la noche del 20 de noviembre, se le diagnosticó muerte cerebral el pasado jueves y el sábado fue desconectado de las máquinas que le permitían respirar artificialmente.

Boneta precisó que “si fueron ayer (domingo) y no fueron el sábado (los familiares del expúgil) a Ciencias Forenses rápidamente que ocurre el proceso y han pasado x cantidad de horas no sirve para ser un donante de tejidos tampoco, porque clínicamente comienza un proceso de descomposición”.

Según la portavoz de la entidad de donación de órganos, no afecta de ninguna manera que el paciente donante haya estado conectado a un ventilador o haya tenido muerte cerebral.

Otras medidas son consideradas bajo la evaluación de la organización, como la refrigeración del cadáver posterior a su muerte, entre otras.