Patrulla Fronteriza no traducirá a los inmigrantes detenidos

La Patrulla Fronteriza usará servicios privados de interpretación
Patrulla Fronteriza no traducirá a los inmigrantes detenidos
Hay preocupación en el noroeste del país por la decisión de la Patrulla Fronteriza de no ofrecer interpretación a los detenidos.
Foto: Archivo / La Opinión

SEATTLE, Washington.— Los agentes de la Patrulla Fronteriza de EEUU ya no prestarán servicios de interpretación cuando las agencias locales del orden público soliciten ayuda con el idioma, según un nuevo decreto emitido por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés).

La nueva ordenanza señaló que los agentes deberán remitir estas solicitudes a los servicios privados que utilizan generalmente las agencias gubernamentales.

Solicitar ayuda con el idioma es una práctica común entre agencias locales del orden público en el estado de Washington. Si una persona es detenida y solo habla español, por lo general se llama a la Patrulla Fronteriza.

Sin embargo, los defensores de los inmigrantes se quejan de que los agentes de la Patrulla Fronteriza hacen preguntas sobre la inmigración y en algunos casos arrestan a las personas sospechosas de estar en el país de forma ilegal.

“El concepto de acceso idiomático debería darse sin que las personas se vieran cuestionadas sobre su estado inmigratorio”, indicó Jorge Baron, director ejecutivo del Proyecto Northwest para los Derechos de los Inmigrantes, una organización de ayuda legal.

Los inmigrantes se han vuelto aprehensivos respecto a llamar a las agencias locales del orden público si saben que va a responder la Patrulla Fronteriza, dijo.

La nueva ordenanza debería ayudar, aunque les deja a los agentes espacio para tomar decisiones, indicó.

La Patrulla Fronteriza dijo el jueves que está intentando utilizar sus recursos de manera eficiente.

“La nueva ordenanza respecto a las solicitudes de servicios de traducción ayuda a concentrar los esfuerzos de CBP en su misión principal para asegurar las fronteras de nuestro paí””, indicó una declaración del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés). “CBP continúa comprometido a ayudar a nuestros socios del orden público en sus esfuerzos por hacer cumplir la ley”.

El Proyecto Northwest para los Derechos de los Inmigrantes envió una carta en mayo al Departamento de Justicia y Seguridad Nacional que señalaba que la práctica de interpretación violaba la Ley de Derechos Civiles.

La carta incluía un video grabado con una cámara colocada en un tablero en el que se escucha a un agente de la Patrulla Fronteriza utilizando un término peyorativo para los inmigrantes ilegales.

Luego de los ataques del 11 de septiembre, el presidente George W. Bush ordenó al Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza que supervisa a la Patrulla Fronteriza, que aumentara su presencia en la frontera entre EEUU y Canadá, que es casi dos veces más larga que la frontera entre EEUU. y México.

En 2007, la frontera norte tenía unos 1,100 agentes. Ahora tiene más de 2,200. En el mismo período, la cantidad de agentes en el sector Blaine, que cubre la frontera al oeste de la cordillera Cascade, aumentó a 331.

Además de brindar servicios de idioma, los agentes de la Patrulla Fronteriza con frecuencia asisten a las agencias locales del orden público que tienen poco personal o equipamiento. Además, se han establecido puntos de control en la carretera. En la frontera sur la capacidad de hablar español es común en las agencias locales del orden público.

La Unión en Defensa de las Libertades Civiles y el Proyecto Northwest para los Derechos de los Inmigrantes presentaron una demanda a principios de este mes con el fin de prohibir que los agentes de la Patrulla Fronteriza realicen detenciones de tránsito en la Península Olímpica y señalaron que las personas eran detenidas e interrogadas por su aspecto y sin sospechas razonables.