Ola de atentados contra religiosos

Una oleada de atentados deja como saldo numerosas bajas y graves daños

Ola de atentados contra religiosos
Un policía observa los escombros de un templo en Dujail, a 80 kilómetros de Bagdad, destruído por un coche bomba.
Foto: AP

BAGDAD, Irak.— Insurgentes desataron el jueves una serie de ataques con bombas dirigidos principalmente contra peregrinos musulmanes chiíes a lo largo y ancho de Irak, lo que provocó la muerte de al menos a 22 personas y prolongó por segundo día consecutivo una sangrienta ola de violencia.

El estallido se produce después de casi dos semanas de relativa calma, y amenaza con inflamar las crecientes tensiones entre los grupos étnicos y sectarios de Irak.

El peor ataque ocurrió en Dujail, 80 kilómetros (50 millas) al norte de Bagdad, donde un par de coches bomba explotaron cerca de peregrinos que se dirigían a pie a un templo en la ciudad de Samarra.

Raed Ibrahim, quien dirige el consejo provincial de salud Salahuddin, dijo que 11 personas murieron y más de 60 resultaron heridas en ese ataque.

Antes un coche bomba mató a cuatro peregrinos chiíes que se dirigían a santuarios en el sur del país.

En Qassim, 125 kilómetros al sur de Bagdad, otro coche bomba mató a cinco e hirió a 20.