Pedro y Manuel le cantan al narco (Video)

Los hermanos Obregón, Pedro y Manuel, no niegan que le cantan al narco y son contratados en fiestas privadas.
Pedro y Manuel le cantan al narco (Video)
Pedro y Manuel, 'los grandes del corrido', promocionan su reciente disco 'Soy lo que soy'.
Foto: Pegasus Music & Records

Los hermanos Pedro y Manuel no son novatos en la música norteña: tienen un largo trecho recorrido, pero, en ese andar, se dieron cuenta que cantando en ese género, que escuchaban cuando niños, no les iba alcanzar el reconocimiento que buscaban.

Así que cambiaron todo. Comenzaron a escribir narcocorridos, a componerle temas a los narcos, a cambiar el sonido norteño, a vestir diferente y “subirse” al recién nombrado “movimiento alterado”.

“Era lo que la gente nos pedía” dice Pedro Obregón, vocalista del dueto. “La gente nos exigía esos temas, porque era lo de moda”.

“Nos tuvimos que acoplar”, agrega Manuel, su hermano, quien compone algunos temas y toca acordeón, principalmente.

Pedro y Manuel, nacieron en el área de Los Ángeles. Crecieron en las calles de Compton, escuchando la música de sus padres, emigrantes procedentes de Navojoa, México.

Desde la adolescencia comenzaron a cantar en fiestas familiares, cantinas y de ahí escalaron a escenarios de centros de bailes locales donde conocieron a varios grupos, entre ellos a Voces del Rancho, banda a la que pertenecieron hasta que Don Pedro Rivera los animó a formar un dueto y firmar para su disquera Cintas Acuario con el nombre de Dueto Los del Campo.

En 2002 firman con Morena Music y se dan a conocer simplemente como Pedro y Manuel. Más tarde se fueron con Pegasus Records.

Sus temas románticos Amor de pobre, Nomas por ti me emborracho y Cinco minutos que, en su momento, comenzaron a escucharse con buena aceptación en la radio, fueron ofuscados por los narcocorridos.

“A nosotros no nos llamaba la atención hacer ese tipo de corridos, porque estaban muy directos, muy definidos”, relata Pedro. “Pero no nos quedó de otra y nos sentamos a escribir y salió Soy sanguinario“.

Soy lo que soy es el título del disco que el dueto ha tenido en promoción desde el año pasado y que contiene 12 temas —no todos escritos por ellos— que, en su mayoría, hablan de narcos, violencia, drogas y mujeres.

Los hermanos Obregón comentan que pasar de escribir temas románticos a narcocorridos, utilizando cierto lenguaje y detallando la vida de algunos narcotraficantes, no les fue difícil.

“En este género siempre se jala a a un cliente y…”, dice Manuel. “… los [eventos] privados y te das cuenta”, agreda Pedro.

Pero Manuel relata que la razón por la que anteriormente no cantaban narcocorridos era para evitar problemas.

“Por eso no me animaba: yo soy quien escoge el material para grabar y él me decía: ‘[Pedro] vamos hacerlo’, pero yo no quería problemas”, explica. “… Luego hay que pedir permiso, el cliente debe de saber a quién vas a mencionar”.

Los personajes que Pedro y Manuel mencionan en sus corridos, como en el caso de Soy antrax, aseguran, son reales y, en el caso de este tema, fue realizado a petición del cliente.

“Al cliente lo conocemos y nos dijo: ‘háganme un corrido’ y lo hicimos”, comenta Manuel.

Los hermanos aceptaron que les pagan por hacer corridos personales y que no temen hacerlo, porque no se meten en mal con nadie y es parte de su trabajo.

Aseguran que sus clientes los tratan con respeto, siempre y cuando no canten corridos de un contrario, y que, a la hora de la paga, “nunca corren”.

“Uno hace su trabajo, va a cantar y vámonos, no nos quedamos en las fiestas a convivir con ellos”, asegura Pedro.

¿No les da miedo con todo lo que ha pasado a muchos artistas?, se les pregunta. Los hermanos dicen que no, pero que, luego de la publicación de este último disco, “ahorita sí ya le bajamos un poquito”.

“Ahorita ya estamos más de colores, ya no de tan negro y blanco”, precisa Pedro. “Porque ahorita está peligroso esa situación”.

Por eso, en la promoción del disco, la estrategia ha cambiado y ahora promocionan piezas como El pachangón.

Manuel adelantó que el próximo disco, en el cual ya están trabajando es “campirano, ya cambiamos”.

Agrega que “últimamente, la gente ya no está exigiendo [narcocorridos]: es un buen momento para cambiar, está tranquilo, porque si viene pa’tras otra moda no puedo decir que no porque nos quedamos atrás”.

¿Los han amenazado? se les pregunta.

“No, nunca en la vida, gracias a Dios”, asegura Pedro.

¿Es difícil rechazar ciertos contratos? Muchos artistas dicen que no saben quién los contrata.

“Eso es mentira: aquel que dice que: ‘a mí me contrataron y yo no sé quién era…’, es mentira”, comenta Manuel. “Tú sabes a dónde vas a ir a cantar, sabes cuándo es en un antro o un privado… Si es un empresario y te dicen el personaje que es… ya sabrás tú si aceptas o no”.