Izquierda podría ser sancionada

Propuesta multa genera dudas e inconformidad para AMLO

Izquierda podría ser sancionada
El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) comenzó su campaña de afiliación para constituirse en partido político dirigido por Andrés Manuel López Obrador (d) y Martí Batres.
Foto: Notimex

MÉXICO, D.F.— Enrique Peña Nieto, el candidato presidencial que resultó ganador, solía trasladarse en aviones privados durante la campaña de 2012 mientras que el aspirante izquierdista Andrés Manuel López Obrador optaba por viajar en clase turista de vuelos comerciales.

El rostro de Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), aparecía en miles de rótulos que a la vista de algunos superaban en número a los de sus contrincantes, incluido el del izquierdista.

López Obrador, entonces militante del Partido de la Revolución Democrática (PRD), denunció públicamente a lo largo de la campaña presidencial que los viajes en aviones privados y la publicidad eran una muestra de que Peña Nieto incurría en gastos excesivos de recursos que rebasaban los límites impuestos por la autoridad, algo que el PRI siempre negó.

Seis meses después de la elección presidencial y ya con Peña Nieto como presidente del país, la autoridad electoral se dispone a analizar un proyecto sobre los gastos de campaña de los candidatos, en el que concluyó que solo una campaña incurrió en gastos excesivos: la de López Obrador.

El proyecto, que será discutido y en su caso aprobado hoy miércoles por el pleno del Instituto Federal Electoral (IFE), desató críticas y dudas sobre la certeza con que fueron revisados los gastos de los partidos.

El límite que podía gastar cada campaña a la presidencia en 2012 fue establecido en 336.1 millones de pesos (unos 26.3 millones de dólares) y el proyecto de la llamada unidad de fiscalización del IFE estableció que los tres partidos que postularon a López Obrador gastaron 370.5 millones de pesos (unos 29 millones de dólares).

Nadie más habría superado el límite de gastos, según el documento que establece que la campaña de Peña Nieto gastó 241.8 millones de pesos (unos 18.9 millones de dólares) y la de Josefina Vázquez Mota, entonces candidata del oficialista Partido Acción Nacional (PAN), 209.1 millones de pesos (unos 16.4 millones de dólares).

La unidad de fiscalización, órgano del IFE que supervisa las cuentas de los grupos políticos, señaló que su reporte fue hecho a partir de la información proporcionada por los propios partidos políticos. La agencia noticiosa AP no pudo verificar por su cuenta los documentos en los que se basó el órgano debido a que no son de alcance público.

En el área de prensa del IFE se dijo que los documentos podrían ser sujetos a revisión hasta que el caso quede concluido por completo, lo cual podría ocurrir dentro de varias semanas o meses debido a que los partidos podrían inconformarse y acudir al tribunal electoral, que tiene la última palabra en esa materia. López Obrador, quien después de la elección se retiró del PRD y ahora promueve la creación de otro partido de izquierda, rechazó ayer que se haya rebasado el tope de gastos establecido y acusó al IFE de querer calumniarlo.

En declaraciones a MVS Radio, el excandidato presidencial dijo que el órgano electoral intenta “ponerme al mismo nivel de Peña Nieto, como si fuésemos nosotros corruptos como lo es Peña Nieto”. Aseguró que en su campaña se usaron solo 230 millones de pesos, una cantidad menor al límite. “Ahora resulta que el señor Peña… fue una víctima porque se enfrentó a nosotros en condiciones de desigualdad”, dijo .

Para revisar las cuentas los partidos deben entregar documentos que justifiquen sus gastos durante la campaña presidencial. Luego, la unidad de fiscalización los revisa.