Indocumentados tendrán cédula de identidad en Oakland

El programa adoptado por la administración de la alcaldesa Jean Quan –de ascendencia china– será replicado en otras ciudades estadounidenses
Indocumentados tendrán cédula de identidad en Oakland
La administración de Oakland proporciona un ejemplo de lo que será la primera cédula de identidad para indocumentados en California.
Foto: Archivo / El Mensajero

OAKLAND.– Si el programa de cédulas de identidad implementado recientemente por esta ciudad tuviera un nombre, sin duda sería Miguel Santiago.

El trabajador mexicano de 36 años de edad fue asesinado en octubre de 2006, después de cobrar su sueldo en una casa de cambios de cheques en New Haven, Connecticut. Miguel Santiago no tenía identificación oficial, por lo tanto no tenía acceso a los servicios financieros que muchos de nosotros damos por hecho, y así fue que nació, gracias a la presión de la comunidad, la primera iniciativa de otorgar tarjetas de identificación para proteger a los inmigrantes del asecho criminal.

Después de seis años del fatal asalto, Oakland hace lo suyo, con un programa que va más allá de la identificación. El carnet de identidad municipal también podrá ser utilizado para realizar transacciones financieras. Esta iniciativa híbrida de ofrecer doble servicio es única en el país, lo cual convierte a la ciudad en un ejemplo nacional que comienza a ser imitado por otras municipalidades.

El programa está diseñado para ayudar a miles de personas que por no tener identificación oficial no pueden conseguir servicios básicos, incluido el depósito, compra y giros de dinero con tarjeta. También será una alternativa a aquellos usureros que cobran abultados porcentajes al cambiar cheques y una garantía a la seguridad personal de los residentes más desprotegidos: los indocumentados. Ya no será necesario “que las personas lleven consigo cantidades de dinero en efectivo y estar expuestas a robos”, dijo a El Mensajero, Arturo Sánchez, asistente administrativo de la ciudad.

Cientos de negocios aceptarían la tarjeta con el logo de MasterCard, que junto a University National Bank, estarán a cargo de la parte financiera del programa. “Hay mucho interés por parte de la comunidad. Se están abriendo dos oficinas donde se está informando al público para que en una primera etapa la gente conozca el programa y reúna todos los antecedentes, y a partir del 28 de febrero comenzaremos las citas”, para la postulación, dijo Sánchez. La ciudad estima que para este 2013 sean entregadas alrededor de seis mil cédulas.

La cédula, que comenzará a ser distribuida a mediados de marzo, tendrá un costo de 15 dólares ($10 tercera edad y niños) y se puede utilizar solo como identificación, es decir, no es obligatorio usarla como tarjeta de banco. El costo mensual para usarla en transacciones comerciales será de $2.99, más $1.50 por giros tipo ATM; $0.75 para comprar; $1.75 para llamar al servicio de clientes y un cargo de $2.95 para depositar dinero en la cuenta de la tarjeta. Estos depósitos se podrán hacer en lugares como las farmacias CVS y los almacenes Walgreens. Sánchez dijo que el programa “es para toda la comunidad, así nos sentiremos orgullosos de ser residentes de Oakland”.

Los portadores tendrán la misma protección de otros clientes, incluido el número secreto PIN proveído por MasterCard. “Es un símbolo, el hecho que la ciudad de Oakland está dispuesta a sobrellevar un montón de obstáculos y una gran labor para asegurarnos de que esto funcione. Estamos orgullosos”, expresó la alcaldesa Jean Quan, en un comunicado divulgado el 1 de febrero

Varias ciudades alrededor del país comienzan a mirar a Oakland como modelo. New Haven, Connecticut; Madison, Wisconsin; St. Louis, Missouri; Los Ángeles, San Francisco y Richmond, en California, ya han tomado o preparan iniciativas similares.

El programa requiere un estudio e investigación, y “las ciudades tienen que enfocarse en convencer a los bancos para que se sumen. Ninguna ciudad quiere ser la primera. Oakland tomó la iniciativa convirtiéndose en la primera en emitir una tarjeta híbrida.

Además, protege la identidad del individuo”, dijo Paule Cruz Takash, de Sin Fronteras Global LLC, la organización que ha desarrollado e iniciado este programa en el ámbito nacional y que trabaja con Oakland para implementarlo.

Cruz Takash dijo que en abril o mayo la ciudad de Richmond aprobará un programa similar. La ciudad de Los Ángeles ha votado para iniciar el proceso –basados en el modelo de Oakland– y el Consejo de Supervisores del Condado de Santa Clara ya ha iniciado el proceso.

El programa de Oakland incluye un mandato a la policía para que reconozca la tarjeta como una identificación oficial. En Richmond, la policía también está siendo parte del proceso. El programa no es “solo para latinos, sino personas de otras comunidades. No se ve un miedo, las personas indocumentadas no han mostrado ningún miedo y comienzan a inscribirse”, dijo Cruz Takash.

Además de su oficina en la municipalidad (One Frank H. Ogawa Plaza, tercer piso), Oakland ha abierto una segunda oficina para la adquisición de la tarjeta en Fundación de Ciudadanos de Habla Hispana (Spanish Speaking Citizens’ Foundation), en el 1470 de Fruitvale Avenue. Una tercera oficina será abierta en marzo, mientras que SF Global proporcionará una unidad móvil para facilitar el proceso de inscripciones. En español, puede obtener una consulta al
teléfono: 510-238-6813.
Correo electrónico: equalaccess@oaklandnet.com.