Obama sorprende a Tiger en Florida

El presidente de los Estados Unidos se enfrenta al golfista en sus vacaciones
Obama sorprende a Tiger en Florida
Obama practicó ayer uno de sus deportes favoritos jugando con Tiger.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C. (EFE).— El presidente estadounidense, Barack Obama, que pasa este fin de semana festivo jugando al golf en compañía de unos amigos en Florida, sorprendió a todos invitando a Tiger Woods para sostener un encuentro.

Según confirmó el viceportavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, el presidente compartió 18 hoyos con Woods y el representante de Comercio y uno de los políticos y funcionarios del gobierno federal más cercanos a Obama, Ron Kirk.

El presidente pasa este fin de semana, alargado por ser festivo de hoy (Día de los Presidentes), en compañía de amigos en un complejo de Florida para jugar al golf, sin la presencia de sus esposa Michelle y sus hijas Sasha y Malia, que decidieron ir a esquiar a un lugar del estado de Colorado.

Obama, que ayer recibió lecciones de golf de Butch Harmon, uno de los entrenadores de Tiger Woods, se ha recluido en compañía de amigos de su círculo de Chicago, su cuna política, en el exclusivo complejo “Floridian” en Palm City, Florida, con campo de golf, puerto de yates y otros lugares de entretenimiento.

Con el paso de los años Obama se ha inclinado más por el golf frente a otras de sus aficiones, el basquetbol, un deporte de contacto que en 2010 le provocó una herida en un labio por un codazo.

Estos tres días festivos en los Estados Unidos coinciden además con un lapso en las labores del Congreso, lo que ha permitido a la familia presidencial tomarse unas breves vacaciones sin trabajo urgente.

“Sólo ver la interacción entre los dos fue muy interesante”, dijo Harmon a la revista Golf Digest.

“El presidente le dijo a Tiger que: ‘Desde el último torneo que jugué fue tan divertido como el de hoy [ayer]. Es bueno verte jugar bien otra vez’. Se notaba que hablaba en serio. Simplemente no era un cumplido para Woods”, agregó.

Al parecer, Obama y Woods —los primeros negros en la parte superior de sus respectivas áreas— han pasado los últimos años tratando de aprovehcar las oportunidades para reunirse y charlar de golf.

Se conocieron en enero de 2009, durante la toma de posesión de Obama en Washington. Cuatro meses después, en abril, Woods visitó la Casa Blanca y Obama lo recibió en la oficina oval.