IKEA retira más carnes bajo sospecha de que sean de caballo

La cadena sueca anunció hoy que retirará de sus tiendas en Europa otros preparados cárnicos suministrados por Dafgård, el productor de las albóndigas sospechosas
Sigue a La Opinión en Facebook
IKEA retira más carnes bajo sospecha de que sean de caballo
Entre los productos retirados figuran las salchichas de Viena que se venden en las tiendas de Ikea en España, Francia, Gran Bretaña, Irlanda y Portugal.
Foto: EFE / Fabio Campana

Copenhague – La cadena sueca de muebles y objetos para el hogar Ikea anunció hoy que retirará de sus tiendas en Europa otros preparados cárnicos suministrados por Dafgård, el productor de las albóndigas sospechosas de contener carne de caballo.

“Existen unas pocas indicaciones de carne equina basadas en varios cientos de resultados de test. Tras consultar con nuestro suministrador sueco, Ikea ha decidido ampliar la retirada a la venta a otros productos cárnicos del proveedor”, informó la cadena en un comunicado.

El anuncio llega pocas horas después de que la Agencia Nacional para la Alimentación sueca confirmó que se han hallado restos de carne equina en albóndigas y otros productos de Dafgård, en una proporción de entre el uno y el diez por ciento.

Entre los productos retirados figuran las salchichas de Viena que se venden en las tiendas de Ikea en España, Francia, Gran Bretaña, Irlanda y Portugal.

En el caso de Suecia la retirada momentánea afecta a los preparados “wallenbergare” (una especia de hamburguesa con guarnición) y el pudin de repollo, informó el gigante sueco de la decoración.

La cadena sueca suspendió el lunes de forma preventiva la venta de las populares albóndigas (“köttbullar” en sueco) de todas sus tiendas y restaurantes de Europa, así como de países como Tailandia y Singapur, tras conocerse que las autoridades de la República Checa habían encontrado carne equina en esos preparados.

Dafgård produce albóndigas para la mayor parte de las divisiones nacionales de Ikea en Europa, excepto las de algunos países como Noruega o Suiza, que recurren a proveedores locales.

El año pasado, Ikea facturó 1,300 millones de euros en sus restaurantes, lo que supone el 5 % de sus ingresos.

Desde que en enero saltó el escándalo de la presencia de carne de caballo en productos alimentarios preparados y hamburguesas en Reino Unido, se han detectado en casi todos los países europeos decenas de productos etiquetados fraudulentamente como exclusivamente de vacuno cuando contenían carne equina.