En suspenso Puerto Rico en el Clásico Mundial (fotos / video)

Pasan a la final en la cual se medirán por el título contra el ganador de hoy entre Holanda y República Dominicana
En suspenso Puerto Rico en el Clásico Mundial (fotos / video)
El boricua Alex Ríos -extrema derecha- es felicitado por sus colegas tras batear un jonrón de dos carreras en la séptima entrada.
Foto: AP / Eric Risberg

San Francisco, EEUU, 18 mar – En una actuación impresionante, Puerto Rico dio la sorpresa al meterse en la final del III Clásico Mundial de Béisbol que se desarrolla en el AT&T Park de San Francisco, tras vencer al bicampeón Japón 3 por 1 y gracias a un excepcional Alex Ríos, quien bateó un jonrón de dos carreras en la séptima entrada.

Los boricuas, que superaron su mejor actuación histórica en estos certámenes cuando quedaron en segunda ronda en las dos anteriores ediciones, se medirán por el título contra el ganador de la otra semifinal entre Holanda y República Dominicana.

Esta es la segunda vez que un equipo del Caribe pasa a la gran final, luego de que Cuba disputara el título en la primera edición (2006), perdiendo precisamente contra Japón. Y es la primera vez que Japón queda eliminado de un Clásico Mundial.

Los boricuas calentaron la fría noche de San Francisco al estrenar el pizarrón en el mismo primer acto, aprovechando el descontrol inicial de Maeda.

La entrada comenzó con bases por bolas consecutivas a Irving Falú y Carlos Beltrán, y luego del ponche a Yadier Molina, Mike Avilés cazó un envío recto para sacar sencillo al jardín central, que remolcó a Falú desde segunda con la primera carrera boricua.

El derecho japonés de recompuso para caminar otras cuatro entradas sin mayores inconvenientes.

De ahí en adelante ambos equipos se trenzaron en un baile de ceros, roto por Ríos con su descomunal jonrón por el bosque izquierdo, que encontró a Mike Avilés en primera embasado por sencillo.

Japón logró hacer la carrera del honor en la parte baja del octavo, ante los envíos del relevista Fontanez, castigado por triple de Takashi Toritani y sencillo remolcador de Hirozaku Ibata.

Luego de otro imparable de Seiichi Uchikawa, el veterano J. C. Romero sustituyó a Fontanez y apagó la rebelión nipona, dejándole el camino preparado al cerrador Cabrera, quien sacó los dos outs finales.