Madre de alumna de Miramonte sigue caso contra LAUSD

Su hija es una de 129 víctimas de abuso sexual del exmaestro Berndt de la escuela Miramonte
Madre de alumna de Miramonte sigue caso contra LAUSD
María, madre de la supuesta victima, el abogado Brian Claypool (d) y Germán Barreto, líder comunitario escolar.
Foto: La Opinión - / Esmeralda Fabián<

María dice que hace más de un año, su vida, la de su hija de 9 años y la de su familia entera no ha vuelto a ser la misma. El dolor aún está a flor de piel, asegura, y eso hace que su lucha por hacer justicia para su hija se intensifique.

“Estamos preparados para pelear contra Goliat”, resumió la batalla legal que enfrenta en contra del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD).

La hija mayor de María es una de 129 presuntas víctimas de Mark Berndt, un exmaestro de la escuela elemental Miramonte, del sur de Los Ángeles, acusado de múltiples actos lascivos con estudiantes.

Berndt enfrenta 23 casos criminales relacionados con el caso y continúa tras rejas, con una fianza de 23 millones de dólares, esperando el inicio de un juicio preliminar programado para el 16 de abril.

El exmaestro de 62 años de edad se ha declarado no culpable de todos los cargos.

Pero mientras el proceso criminal sigue su curso, las demandas civiles en contra del LAUSD han tomado un giro decisivo. La semana pasada 58 de las supuestas víctimas aceptaron un acuerdo con el distrito escolar, mediante el cual recibirán una compensación de hasta 500,000 dólares por caso.

Pero las otras 71 víctimas, representadas por varios abogados, han afirmado que proseguirán con sus casos civiles en corte.

Brian Claypool —el abogado que representa a María y su hija, dijo que espera proseguir con sendas demandas que incluyen a otros 11 menores y 18 padres.

“Ya hemos pasado un proceso de mediación riguroso con LAUSD en el que compartimos toda nuestra información sobre el cuidado psicológico de los chicos, y virtualmente no nos han hecho ninguna oferta”, dijo Claypool. “El 26 de marzo esperamos que nos den fecha para juicio, seguimos adelante con el caso”.

Claypool, calificó de “injusto” el acuerdo monetario al que llegaron las 58 víctimas.

“El impacto [del abuso] va a ser de por vida”, dijo el abogado. “Va a ser en su edad adulta cuando necesiten servicios de consejería y ayuda psicológica”.

“A estos niños que en numerosas ocasiones se le s hizo ingerir semen del Sr.. Berndt, y que fueron tocados inapropiadamente por él, se les ofrece 470,000 dólares… ¿por qué?, porque son latinos de bajos recursos”, señaló el abogado, quien indicó que a otras víctimas en estas circunstancias se les compensa con millones de dólares para su tratamiento.

En entrevista con La Opinión, María relató lo que sintió cuando vio a su hija en la serie de fotos perturbadoras en las que, según las acusaciones, muestran a Berndt dándole a ingerir un líquido blanco a su hija y a otros niños. “Desde el momento que yo me enteré de lo que le pasó a mi hija, yo me quería morir”, dijo la mujer.

En ese momento ella estaba embarazada y cayó en depresión. “En las fotos mi hija llevaba diferentes ropas, por lo que no fue una sino muchas ocasiones, yo calculó todo un año escolar”, dijo la madre. La Opinión accedió no publicar el apellido para proteger la identidad de la menor.

Las fotos la tomaron por sorpresa porque su hija no era alumna de Berndt, sino que supuestamente era enviada por su maestra al salón del maestro casi todos los días después de clases. “En las fotos el maestro les daba con una mano un líquido en la boca y con la otra les tomaba las fotos”, contó María.

En el rostro de madre e hija aún se asoma la tristeza y las lágrimas al recordar el momento el horrible episodio que dicen les marco la vida.

María contó que debido al acoso que sufrió su hija luego de conocerse el caso, tuvo que sacarla de la escuela y ahora la educa en su propia casa, pero sin ningún tipo de consejería por parte del LAUSD.

“Tenemos que enfrentarnos en corte para que las familias despierten y esto no vuelva a ocurrir”, dijo demostrando seguridad.

“Nos costo mucho llegar a este país, para darle una vida mejor a nuestros hijos. Yo quiero lo mejor para mi hija y por eso voy a luchar”.