Santo Domingo instala playa artificial en el malecón

Durante la Semana Santa se podrá disfrutar de este espacio que también contará con grandes piscinas inflables

Guía de Regalos

Santo Domingo instala playa artificial en el malecón
Santo Domingo cuentan con unos 30 kilómetros de litoral, pero es peñascoso y con farallones.
Foto: AP

Santo Domingo — El soleado malecón de Santo Domingo contará durante la Semana Santa con una playa artificial frente al mar y grandes piscinas inflables para que los residentes más pobres de la ciudad puedan tomar un chapuzón, mientras la única playa natural estará cerrada porque no es considerada apta para las actividades recreativas.

“Vamos a tener entre 700,000 y 800,000 visitantes” a la playa artificial, aseguró este miércoles el alcalde de Santo Domingo, Roberto Salcedo, al supervisar los trabajos de instalación de la arena y de las piscinas.

Para que más de 250,000 personas desfruten de las 12 piscinas cada uno de los tres días del asueto, personal del ayuntamiento y policías controlarán el tiempo que cada bañista pueda permanecer en el agua.

Brigadas del ayuntamiento y de los bomberos comenzaron este miércoles a esparcir sobre el pavimento más de 1,500 metros cúbicos de arena a lo largo de unos 400 metros de la avenida del malecón a fin de que la playa artificial comience a recibir bañistas este jueves.

Salcedo explicó que la instalación del balneario por segundo año consecutivo tiene como meta permitir que miles de familias sin posibilidades de viajar a las paradisiacas playas del país puedan disfrutar de piscinas bajo el intenso sol caribeño durante la Semana Santa.

Aunque República Dominicana ocupa la parte oriental de la isla La Hispaniola y cuenta con playas de fama internacional, como Bávaro, Punta Cana, La Romana y Cabarete, las condiciones económicas de muchos de los tres millones de habitantes de la capital y sus alrededores les impiden viajar a esos destinos turísticos.

Santo Domingo y el vecino Santo Domingo Este cuentan en conjunto con unos 30 kilómetros de litoral, pero es peñascoso y con farallones. La capital sólo tiene una pequeña playa natural, Güibia, la cual estará cerrada durante la Semana Santa por los cuerpos de socorro por considerarla peligrosa para los bañistas debido a su marea alta y agua contaminada con los desechos de la ciudad.

Guillermo García, jefe de los bomberos, explicó que las 12 piscinas, ocho para adultos y cuatro para niños, necesitarán cerca de 130,000 galones de agua (unos 35,000 litros).

El proyecto, que incluirá actividades deportivas, recibió amplias críticas por parte de grupos ecologistas e incluso la negativa de la institución que provee el agua potable a la capital, por considerar que es un desperdició del líquido en medio de una periodo de sequía.

“Para nosotros la prioridad es el servicio de agua potable a los habitantes, no la recreación”, explicó Alejando Montás, director de la institución que maneja los acueductos de Santo Domingo. Recordó que debido a las pocas lluvias registradas en los últimos meses, las presas están en niveles bajos que obligan a racionar el líquido.

Diversos sectores de la capital no han recibido el servicio de agua potable en las últimas semanas, por lo que la corporación de acueductos envía el líquido con camiones. Sergio Valera, encargado de la distribución, anunció el miércoles que aumentará de 20 a 50 el número de camiones para suministrar agua a los barrios afectados.

El biólogo Luis Carvajal, de la comisión ambiental de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, consideró que las piscinas móviles sólo ofrecen una salida recreativa a un problema de fondo.

“Además del mar, Santo Domingo está rodeado por ríos, pero no podemos usarlos ni para bañarnos porque están muy contaminados”, recordó el especialista, en referencia a que los desechos de la ciudad son vertidos a los afluentes que bordean a la capital.