‘Borrón y cuenta nueva’

Padres de la primaria Calle 24, a punto de elegir un administrador
‘Borrón y cuenta nueva’
Alicia Méndez es madre de un estudiante de la primaria Calle 24 y lider del movimiento por el cambio en ese plantel.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

La lucha ha sido de más de cinco años —quizás hasta siete— dice Amabilia Villeda.

Su hija Tatiana fue el motor que inició una “revolución de padres” que mañana martes verá una fecha crucial.

Son 359 padres de familia de la escuela primaria de la Calle 24, localizada en el sur de Los Ángeles, los que por fin podrán elegir un nuevo y mejor futuro educativo para sus hijos: se espera que hagan historia en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD).

“Será borrón y cuenta nueva”, dijo Alicia Méndez, madre de un estudiante y una de las líderes del movimiento del cambio, en cuanto a la elección de un nuevo operador escolar para esta escuela marcada por el bajo rendimiento académico de varios años.

El derecho de participar en la elección es posible gracias a la ley estatal conocida como Parent Trigger o Acta de Poder de los Padres, que entró en vigor en el año 2010 y que permite que los padres de una escuela que registra un fracaso académico constante puedan retirarle el control al distrito escolar y buscar opciones independientes, incluyendo operadores escolares chárter.

En la escuela de la Calle 24 fue fundamental la participación de Parent Revolution, una organización que trabaja en defensa del acceso a una buena educación. El grupo apoyó una iniciativa que exitosamente logró reunir las firmas de 69% de los padres para exigirle al distrito el control de la escuela.

Tan solo en el último año la primaria de la Calle 24 había obtenido un índice de progreso académico (API) muy por debajo del promedio estatal, de solo 667 puntos. Un abrumador 83% de los estudiantes de tercer grado de ese plantel no lee al nivel que deberín y 71% de los estudiantes de quinto grado tampoco lo hace.

Cuando Tatiana —la hija de Villeda— se graduó de la primaria y comenzó a asistir a la escuela intermedia era capaz de leer a nivel de primero o segundo grado.

“No quiero que a ningún otro niño le pase lo que le pasó a mi hija”, expresó Villeda. “Es algo muy triste. Por eso he pasado años luchando por este cambio”.

En enero la Junta de Educación de LAUSD votó unánimamente a favor de los padres. Su superintendente, John Deasy, aplaudió lainiciativa de los padres que sometieron la petición con 359 firmas.

Mañana martes el conjunto de padres tendrá la opción de elegir entre cuatro candidatos para admnistrar la primaria Calle 24.

La opción que las líderes de la unión de padres recomendaron en una reunión celebrada el pasado jueves es una asociación de propuestas entre LAUSD y la escuela chárter Crown Preparatory.

“Creo que si la mayoría de los padres votamos por esta opción, estaríamos logrando algo histórico: unir a una chárter con el distrito. Sería como juntar agua y aceite para algo bueno”, opinó Méndez.

“Claro que nos ha costado volver a confiar en el distrito, pero han demostrado su compromiso al haber hecho cambios recientes e inmediatos que hemos solicitado, como el cambiar a la directora”, señaló Villeda.

También existe la posibilidad de que los padres voten únicamente por la propuesta de LAUSD, solamente por Crown, o como cuarta opción por la escuela chárter Academia Moderna.

El superintendente Deasy le dijo a La Opinión que si los padres eligen la propuesta de LAUSD y Crown, “sería histórico y servirá de la mejor manera a los estudiantes”.

“Me siento muy orgulloso de lo que los padres han logrado con esta iniciativa”, agregó.

Érika Valente, otra madre que pertenece al movimiento de padres, les pidió en la reunión del jueves —aproximadamente medio centenar de padres— que piensen que la decisión que tomen mañana tendrá un efecto en sus niños durante mucho tiempo.

“Decidamos no solo con la cabeza, sino el corazón”, exhortó.