Condenado a 20 años de prisión “terrorista” dominicano

A Carlos Eduardo Almonte, de 27 años y origen dominicano, y a Mohamed Haoud Alessa, de 23 años, se les condenó por conspirar para viajar a Somalia con el fin de unirse a un grupo terrorista islámico y asesinar a sus rivales
Condenado a 20 años de prisión “terrorista” dominicano
Carlos Eduardo Almonte tiene 27 años.
Foto: Archivo

Nueva York, 15 abr – Dos estadounidenses, uno de ellos de origen dominicano, fueron condenados este lunes a largas penas de cárcel por conspirar para viajar a Somalia con el fin de unirse a un grupo terrorista islámico y asesinar a sus rivales.

Carlos Eduardo Almonte, de 27 años y origen dominicano, fue sentenciado a 20 años de prisión, mientras que Mohamed Haoud Alessa, de 23 años, recibió una condena de 22 años, según informó la fiscalía federal de Nueva Jersey en un comunicado.

Ambos reos se habían declarado culpables en marzo de 2011 ante el juez federal Dickinson Debevoise, quien les impuso las respectivas sentencias en un tribunal de Newark (Nueva Jersey).

Almonte (alias “Omar”) y Alessa (hijo de palestino y jordana) habían sido detenidos en junio de 2010 cuando se disponían a viajar a Egipto para desde allí viajar a Somalia y unirse a la milicia Al Shabaab, implicada en numerosos actos violentos en ese país y considerada una organización terrorista por las autoridades estadounidenses.

Almonte y Alessa, que estuvieron bajo vigilancia del FBI desde 2006, admitieron que se habían entrenado para combatir, ahorraron miles de dólares para su viaje y adquirieron ropas y accesorios militares, según recordó la fiscalía.

Los dos jóvenes, que ya habían viajado a Jordania en 2007 y trataron de entrar a Irak, confesaron que también se hicieron con material audiovisual e impreso realizado por Al Qaeda, Al Shabaab y otros grupos terroristas, en el que se hace apología del uso de la violencia para imponer el islám.

“Alessa y Almonte querían unirse a terroristas que compartían su ideología violenta y extremista para poder asesinar a los que no lo hacían”, afirmó en el comunicado el fiscal federal Paul Fishman.