Del TPS a la ‘green card’

Llaman a marcha el 1 de mayo para impulsar reforma migratoria
Del TPS a la ‘green card’
Salvadoreños hacen fila desde muy temprano —alrededor de las 9 a.m.— en oficinas de CARECEN.
Foto: La Opinión - Ciro Cesar

El plan de reforma migratoria presentado en el Senado establece que quienes cuentan con 10 ó más años con TPS, podrán solicitar la “Green Card” a partir del 1 de octubre de 2014.

La medida vendría a beneficiar de manera directa a casi 275 mil centroamericanos que se encuentran en ese estado de protección temporal.

Sin embargo, como se trata solo de un proyecto, activistas proinmigrantes están preocupados de que algunos legisladores utilicen el tema del terrorismo, por lo sucedido en Boston, y así tratar de detener lo que sería la reforma migratoria.

Por ello han insistido en el llamado a participar, también quienes cuentan con TPS, en la marcha masiva del próximo miércoles 1 de mayo a realizarse en el centro de Los Ángeles y así presionar por un cambio en las leyes de inmigración.

Los datos más recientes del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) indican que actualmente hay 209,401 salvadoreños viviendo en Estados Unidos con TPS, 62,604 hondureños y 2,931 nicaragüenses.

El Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN) consideró que la medida les permitiría a los “tepesianos” dejar de vivir en el limbo, tener menos restricciones para viajar y evitar el pago de $465 dólares que tienen que hacer cada 18 meses para renovar el TPS.

Daniel Sharp, director legal de CARECEN, consideró que ese apartado de la iniciativa relacionado con el TPS sería muy difícil de rebatir por parte de quienes se oponen a la reforma migratoria, por lo que de aprobarse sería una vía más corta a la ciudadanía para estos centroamericanos.

Los salvadoreños tienen 12 años con el TPS, mientras que hondureños y nicaragüenses están por cumplir 15 años con el beneficio.

El proyecto de reforma migratoria establece un estatus provisional de 10 años para los indocumentados antes de solicitar la residencia permanente, tiempo que ya ha sido cumplido por quienes tienen TPS, consideró Sharp.

“Actualmente pagan $465 dólares para permiso y huellas, sin tomar en cuenta gastos de servicios legales, ya han pagado un montón de plata”, mencionó el director legal de CARECEN.

Quienes actualmente tienen que renovar el TPS, aclaró Sharp, no deben dejar de hacerlo, ya que todavía no hay nada seguro.

“Ojalá que esta ya sea la última vez de renovar el TPS”, comentó. “Ahora lo que necesitamos es que la gente salga para apoyar en la marcha, dar ese empuje final”.

Salvador Sanabria, director de El Rescate, aplaudió que ese apartado referente al TPS haya sido incluido porque ya ha sido demasiado el dinero que han contribuido nicaragüenses, hondureños y salvadoreños.

“Juntos han pagado más de 500 mil millones de dólares al gobierno federal, han pagado impuestos y se han sometido a récords policiales, por lo tanto deben de ser acreedores a residencia permanente”, comentó el director de esa organización de consejería en materia de inmigración.

Agregó que legisladores republicanos están utilizando la tragedia en Boston para parar el tren de la reforma y ponerlo como tema de no prioridad, por lo cual es urgente la participación de la comunidad inmigrante en las movilizaciones del próximo 1 de mayo.

La marcha en Los Ángeles dará inicio a las 12:00 del día en la esquina de las calles Broadway y Olympic para finalizar en la Placita Olvera, donde se contempla instalar un escenario para la presentación de grupos musicales.

?>