Lakers son barridos: 4-0

Espuelas acaban con la pesadilla de los oro-púrpura en la ronda de playoffs
Lakers son barridos: 4-0
Tim Duncan (21) intenta encestar la bola ante la marca de Earl Clark en el cuarto juego de ayer.
Foto: AP

En cuatro partidos consecutivos, Espuelas de San Antonio mostraron el trabajo en equipo y la tenacidad que le faltó a los Lakers de Los Ángeles durante toda la campaña para avanzar a la siguiente ronda.

Tony Parker anotó 23 puntos y San Antonio completó la barrida de la serie de primera ronda de postemporada sobre unos Lakers mermados por lesiones con una victoria de 103-82 en el Staples Center en el cuarto partido de la serie.

Tim Duncan sumó 11 puntos y seis rebotes y el argentino Emanuel Ginóbili contribuyó con ocho tantos y seis asistencias en poco más de 20 minutos de juego por San Antonio, equipo que terminó en el segundo lugar de la Conferencia del Oeste y que ahora se medirá en segunda ronda con el ganador de la serie entre Denver y Golden State.

Espuelas tendrán mucho tiempo para descansar después de aplastar a los Lakers, que terminaron una triste campaña sin tres de sus titulares regulares y su primera eliminación en ronda de apertura de playoffs desde 2007.

“Obviamente, no fue una pelea justa”, dijo el entrenador de San Antonio, Gregg Popovich.

El quinteto texano nunca estuvo en desventaja en el cuarto partido de la serie, llegó a tener delantera de 25 puntos en un esfuerzo más bien de trámite en contra de los séptimos preclasificados Lakers, que ofrecieron su drama habitual.

En su último partido antes de convertirse en agente libre sin restricciones, Dwight Howard anotó 7 puntos antes de ser expulsado al inicio del tercer cuarto con su segunda falta técnica por discutir con un árbitro.

El español Pau Gasol jugó 34′ 49″ en los que aportó 16 puntos, ocho rebotes y cinco asistencias por los Lakers, que fueron barridos en postemporada por segunda vez en tres años pese a que Kobe Bryant se presentó en muletas a mediados del tercer cuarto del encuentro.

Howard dijo que la temporada fue “como una pesadilla. Es como un mal sueño, y no pudimos despertar. Así se sintió”.

Los Lakers repartieron miles de toallas blancas a sus aficionados ayer, y adquirieron un desafortunado simbolismo: en el juego final de una campaña con aspiraciones de título, los Lakers no pudieron mantenerse con tres titulares lesionados: Bryant, Steve Nash y Metta World Peace.