Otro taxista preso

Sexto sospechoso de participar en el asesinato del agente de la DEA
Otro taxista preso
Miembros de la Policía custodiaban ayer a cuatro de los seis presuntos responsables del homicidio del agente estadounidense de la DEA James 'Terry' Watson, en Bogotá (Colombia).
Foto: EFE

BOGOTA, Colombia.— Un sexto hombre fue capturado como sospechoso del asesinato de un agente de la agencia antidrogas DEA de Estados Unidos, informó la policía colombiana ayer miércoles.

El martes en la madrugada habían sido detenidos los cuatro primeros hombres y la víspera por la tarde, al sur de Bogotá, fueron detenidos el quinto y el sexto identificados como Wilson Nieto Ortiz y Angel Mauricio Pulgarín.

Ortiz y Pulgarín son conductores de taxis y estaban como choferes de relevo de los autos que estuvieron implicados en el asesinato la noche del 20 de junio del agente de la DEA James “Terry” Watson, de 43 años, indicó en conferencia de prensa el general Luis Eduardo Martínez, comandante de la policía metropolitana de Bogotá.

Watson, con tres años en Colombia y casado con una ciudadana colombiana, salió de un restaurante del norte de Bogotá y abordó un taxi, que a los pocos metros se detuvo en la calle, mientras otro taxi lo interceptó por detrás y dos hombres se bajaron para subirse al del agente de la DEA.

Martínez dijo que probablemente Watson opuso resistencia al ver a los dos hombres subirse a su taxi y de allí que recibiera las heridas que le causaron la muerte: cuatro puñaladas, tres de ellas en el pecho y una en la pierna derecha.

Hasta ahora las autoridades han dicho que la muerte de Watson fue obra de criminales comunes y no debido a su trabajo como agente de la DEA.

Los cuatro primeros detenidos son los conductores de los dos taxis aquella noche y los dos hombres que se subieron al carro en el que iba el agente estadounidense, según la policía. Entre esos cuatro, todos con antecedentes penales por hurto, figura Edgar Javier Bello, de 27 años, quien fue el que apuñaló a Watson, de acuerdo con las autoridades.

Martínez recordó que esos primeros cuatro detenidos —que en la jornada fueron mostrados a la prensa en la sede policial— están pedidos en extradición por Estados Unidos por el crimen del agente que también podría solicitar a los otros dos. Ninguno de los cuatro detenidos formuló declaraciones cuando aparecieron esposados y con la cabeza baja frente a los medios.

También indicó que la ubicación de los sospechosos del crimen fue posible por pistas aportadas por informantes, uno de los cuales recibirá la recompensa ofrecida de 50 millones de pesos (unos 25,800 dólares).

Los detenidos integraban una banda dedicada a los atracos en una modalidad conocida aquí como “paseo millonario” el que una persona es obligada por sus asaltantes a ir a varios cajeros automáticos bancarios a retirar dinero.

El jefe policial dijo que la banda estuvo involucrada recientemente en un intento de “paseo millonario” en Bogotá a una ciudadana salvadoreña, cuya identidad se mantiene en reserva por seguridad, y quien logró escapar ilesa del vehículo al accionar el freno de mano del carro.

?>