Ecuador desecha ventaja mercantil

Canciller compara las preferencias arancelarias de EEUU a 'chantaje'
Ecuador desecha ventaja mercantil
Las alcachofas se vendían ayer a dos por 1 dólar en un mercado del centro de Quito, Ecuador.
Foto: AP

QUITO, Ecuador.— El Gobierno de Ecuador anunció ayer que renuncia a las preferencias arancelarias que recibe de Estados Unidos debido a las presiones derivadas del caso del ex espía estadounidense Edward Snowden, quien le solicitó asilo al país sudamericano.

El secretario de comunicación de la Presidencia ecuatoriana, Fernando Alvarado, dijo que Ecuador “no acepta presiones ni amenazas de nadie y no comercia con los principios ni los somete a intereses mercantiles por importantes que estos sean”.

“Las preferencias fueron otorgadas a los países andinos como compensación a su lucha contra las drogas, pero pronto se volvieron un nuevo instrumento de chantaje. En consecuencia, Ecuador renuncia de manera unilateral e irrevocable a dichas preferencias”, agregó. Casi la mitad del comercio exterior se destina a EEUU, principalmente petróleo, flores, vegetales congelados, bananos y camarones, que junto al resto de productos sumaron en 2012 más de 10 mil millones de dólares.

El canciller Ricardo Patiño, desde Singapur —donde cumple una visita oficial— dijo en su cuenta de Twitter que “Ecuador no acepta chantajes ni vende sus principios” y de inmediato añadió: “Contundente declaración hizo el Gobierno ecuatoriano acerca de E. Snowden, ATPDEA (ley de preferencias arancelarias andinas y erradicación de la droga,), doble moral, espionaje y derechos humanos. ¡Consecuencia!”. Alvarado afirmó que “Ecuador ofrece a Estados Unidos una ayuda económica de 23 millones de dólares anuales, monto similar al que recibíamos por las preferencias arancelarias, a fin de brindar capacitación en materia de derechos humanos que contribuya a evitar atentados a la intimidad de las personas, torturas, ejecuciones extrajudiciales y demás actos que denigren a la humanidad”.

El secretario de comunicación manifestó el cariño y respeto al pueblo estadounidense y aseveró que “nos hubiera encantado que con la misma urgencia que se exige entregar al señor Snowden en caso de entrar a suelo ecuatoriano… Se hubiese entregado a muchos prófugos de la justicia ecuatoriana refugiados en Estados Unidos, particularmente los banqueros corruptos que quebraron el país en el año 1999, cuya extradición ha sido reiteradamente negada por los Estados Unidos”. Hizo referencia así a una decena de banqueros que huyeron a ese país luego de que sus instituciones no pudieron honrar los depósitos de sus clientes, lo que derivó miles de dramas familiares.

En esa época quebraron o cerraron la mitad de los 42 bancos existentes, en medio de una profunda crisis económica que puso al país al borde de la hiperinflación.

El gobierno ecuatoriano analiza desde el domingo el pedido de asilo del ex empleado de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, quien reveló planes de espionaje a ciudadanos y estados por parte del gobierno de su país. Estuvo escondido en Hong Kong y luego se trasladó a Moscú, en donde permanecía el jueves a la espera de definir su futuro.

En cuanto al pedido de asilo, el ex espía estadounidense argumentó que “es improbable que reciba un juicio justo con un trato humano previo al juicio, corriendo además el riesgo de cadena perpetua.”