Presidente mexicano pide respetar resultados electorales

El mandatario Enrique Peña Nieto hizo una invitación a “acatar” los resultados
Presidente mexicano pide respetar resultados electorales
El presidente de México, Enrique Peña Nieto, pidió a la ciudadanía y políticos respetar los resultados de las elecciones regionales del domingo.
Foto: AP

Ciudad de México – Tras la jornada electoral en 14 estados y un distrito de Sonora el pasado domingo, el presidente Enrique Peña Nieto presentó en la residencia oficial de Los Pinos la Estrategia de Contratación Pública. Fue su primera aparición tras los comicios y el discurso lo inició con una invitación a “acatar” los resultados.

Al final del mensaje sobre las votaciones, en ese momento todavía bajo escrutinio en Baja California, exhortó a las fuerzas políticas a continuar con el impulso a las reformas “que permitan consolidar la democracia”.

Después, el Presidente pasó al motivo del acto público. “Concluida la jornada electoral –dijo–, el Gobierno de la República trabaja con normalidad ejerciendo los recursos públicos con plena responsabilidad y eficacia”.

Aseguró que “prácticamente se ha eliminado el subejercicio” y que su administración ha gastado conforme a lo programado para el primer semestre del año. Peña Nieto insistió el lunes en que tiene la decisión de incrementar en la economía el impacto positivo de las compras gubernamentales.

El domingo, cuando el dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano Grijalva, volaba hacia Baja California, Graciela Saldaña, candidata a la alcaldía al municipio de Benito Juárez (Cancún), Quintana Roo, contestaba el teléfono con una voz desalentada.

Eran las 7:30 de la tarde, hora y media después del cierre de las casillas en Cancún. Saldaña ya sabía que los resultados no le favorecían y que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) le había arrebatado el municipio al PRD.

–Vamos muy parejos y hay muchos votos nulos –contestó con desgano–. Todavía no tengo los resultados definitivos.

Dos horas después, a las 9:30 de la noche, ni Saldaña, ni Julio César Nava, presidente del PRD Estatal en Quintana Roo, contestaban sus teléfonos celulares.

El lunes Zambrano confirmó que el PRI “se llevó el carro completo en Quintana Roo” gracias “al terrorismo” y “al turismo electoral” que el Gobernador priista, Roberto Borge, llevó a cabo en el estado a través de intimidación, amenazas, compra del voto y agresiones directas a los candidatos de la oposición, tanto del PRD como del PAN.

Lo mismo sucedió en varios municipios de Veracruz, Zacatecas, Hidalgo, Aguascalientes, Sinaloa, Coahuila y del resto de las entidades donde hubo elecciones.

Algunos analistas dicen que los perredistas se han confirmado, en esta elección, como una tercera fuerza electoral, no esa segunda que presumían apenas un año antes.

Aunque el dirigente nacional del PRD aún no rinde cuentas, con porcentajes globales, sobre las votaciones del domingo, dijo que muchos estados se recuperaron y que ganaron territorio.

“A pesar de todos, vamos a gobernar Veracruz. Ahí prácticamente se incrementaron cien por ciento nuestros municipios gobernados y la población”, señaló, optimista.

Zambrano presumió triunfos en Oaxaca y Sinaloa y hasta en Zacatecas, donde admitió que debido al asesinato de su coordinador de campaña en la víspera de la elección, ganaron 17 municipios de mediana importancia.

De acuerdo con los perredistas, los comicios del domingo no se leen a la luz de las elecciones federales del año pasado, donde el PRD se colocó como la segunda fuerza política con su candidato a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, sino con las locales de 2010, las intermedias de 2009 (donde cayó hasta 14%) e incluso con las locales de 2007.

Lo cierto es que, con los datos obtenidos hasta el momento, la derrota de Cancún no es la única. Los perredistas no sólo retrocedieron en entidades como Veracruz, Hidalgo, Chihuahua o Coahuila.