Conteo en BC puede demorar

Escrutinio se realizó entre divergencias técnicas y políticas
Conteo  en BC puede demorar
Comenzó el recuento de votos de la jornada electoral del pasado domingo donde se eligió a gobernador y a diputados locales, pero puede prolongarse más de lo previsto.
Foto: Notimex

MÉXICO, D. F. (EFE).— El estado mexicano de Baja California comenzó ayer el cómputo de los votos depositados en las elecciones del domingo pasado, en medio de divergencias técnicas y políticas sobre el escrutinio, que puede prolongarse más de lo previsto.

En ese estado noroccidental de México, fronterizo con Estados Unidos, se llevó a cabo la elección más importante de los comicios locales del domingo, el puesto de gobernador, que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió en 1989.

También se eligieron diputados locales y alcaldes, en un total de 15 estados, pero la atención está centrada en Baja California porque el PRI apostó fuerte allí para desalojar al conservador Partido Acción Nacional (PAN), que controla ese estado desde hace 24 años.

Las elecciones del domingo para designar al gobernador de Baja California se cerraron con dos candidatos que se declararon vencedores, el del PAN y el del PRI, en un pulso que se trasladó ayer a las autoridades electorales que iniciaron el escrutinio.

La cuenta de los votos comenzó a las 8:00 de la mañana, hora local en los 17 distritos electorales, pero desde el inicio surgieron diferencias sobre el procedimiento, que deben resolver cada distrito a partir de los principios generales legales.

El PRI pidió que se abran los paquetes electorales para hacer un recuento de cada voto, bajo el argumento de que había una serie de “inconsistencias” en las actas de votación y que hay condiciones objetivas para volver a contar cada sufragio.

Por ley, el recuento debe hacerse si hay errores en las actas de votación, si la diferencia entre el primero y el segundo lugar es menor al 1 % y si los votos nulos son más que los que separan a los dos primeros lugares, entre otras condiciones.

Los paquetes electorales se abrieron de nuevo en varios distritos, ante la oposición del PAN, cuyo candidato a gobernador de Baja California, Francisco Vega, apoyado por otros tres partidos, fue dado como triunfador en los datos preliminares.

Esos distritos “no siguieron el camino que debe haber para abrir todos los paquetes”, afirmó en una rueda de prensa el secretario general del PAN en Baja California, Rubén Armenta. “Se está violando la ley (…), es una verdadera irresponsabilidad”, añadió.

Aunque algunos dirigentes políticos esperaban que el cómputo de votos pudiera cerrarse ayer mismo, o como mucho hoy, las complicaciones en el escrutinio pueden retrasar el anuncio de los resultados, que tiene un plazo máximo de una semana.

Unido a ello, existe la posibilidad de que los resultados que surjan del escrutinio definitivo sean recurridos ante los tribunales, lo que puede postergar aún más la proclamación del ganador para ocupar el Gobierno de Baja California.

“Vamos a esperar el cómputo y una vez que tengamos cifras definitivas, pasadas por el tamiz de los tribunales, nos pondremos a trabajar”, afirmó en declaraciones radiales el líder del PRI, César Camacho.

Los comicios de estos días son los primeros durante la Administración de Enrique Peña Nieto, que asumió la presidencia el 1 de diciembre pasado, pero las complicaciones surgidas son similares a las que manchan la historia electoral de este país.

Además de las divergencias técnicas sobre el escrutinio, la elección de Baja California quedó marcada por un resultado preliminar que fue dado a conocer el domingo y que quedó invalidado por las autoridades electorales por los errores que tenía.

Mientras tanto, los dirigentes políticos interpretan a su modo los resultados en ese estado y en los otros en los que hubo comicios locales, donde también se está llevando un proceso paralelo para contar oficialmente los sufragios.

El PAN, el primer partido de la oposición, que gobernó en México entre el año 2000 y 2012, asegura que la población gobernada por esa fuerza política en los lugares donde hubo elecciones ha crecido en un 20 % desde los últimos comicios locales, en 2010.

Pero el PRI, utilizando otros parámetros, sostiene que ganó en 8 de las 13 capitales estatales donde hubo elecciones municipales, y en 10 de los 13 estados donde se eligió la Asamblea legislativa local.

Esas victorias, sin embargo, tendrán que ser ratificadas o desmentidas cuando se complete el escrutinio oficial y se resuelvan las posibles impugnaciones.