Paro en cadenas de comida rápida

Trabajadores piden mejores salarios y derecho a sindicalizarse
Paro en cadenas de comida rápida
Manifestantes apoyan a los trabajdores de comida rápida afuera de un McDonald's en NY para demandar mejores salarios.
Foto: AP

NUEVA YORK.— Trabajadores de los restaurantes McDonald’s, Burger King y Wendy’s de toda la ciudad de Nueva York marcharon el lunes en una huelga de un día para exigir mejores remuneraciones y el derecho a sindicalizarse. Los trabajadores reclamaron el aumento del salario mínimo a más del doble, de 7.25 a 15 dólares por hora, e hicieron un llamamiento para poner fin a lo que los activistas denominaron “prácticas laborales abusivas”.

“Hay mucho ruido, mucho calor, hay que ir rápido, te corren. En ocasiones ni siquiera tenemos horas de descanso. ¿Todo por 7.25 dólares? Es una locura”, señaló Nathalia Sepúlveda, que trabaja en el local de McDonald’s que se encuentra frente al Estadio de los Yankees en el Bronx, donde se llevó a cabo una de las protestas.

Fuera del local de McDonald’s, así como en un local de Wendy’s del bajo Manhattan, los trabajadores coreaban “no podemos sobrevivir con 7.25 dólares” y “aumenten nuestros salarios”. En Wendy’s, la multitud le gritaba a los clientes que no ingresaran al local y dos agentes de policía se apostaron dentro.

Ellos eran algunos de los cientos de personas que participaron en emplazamientos de toda la ciudad de Nueva York, indicaron los activistas. Huelgas similares se planificaron en todo el país para esta semana, organizadas por la campaña nacional “Fast Food Forward” (Adelante con la comida rápida), que se lanzó el año pasado para combatir el estancamiento de los salarios y la proliferación de empleos de baja remuneración en un momento en que el país se recupera de la recesión, afirmó el director de la campaña Jonathan Westin.

“Las acciones de los trabajadores levantarán a toda la ciudad de Nueva York”, dijo. “Si tienen más dinero en los bolsillos, lo gastarán aquí y contribuirán a que se impulse toda la economía”.

Duplicar el salario mínimo tendría un “efecto significativo en la capacidad del sector privado para crear puestos de trabajo, especialmente aquellos que generalmente se ocupan con personas que trabajan por primera vez y adolescentes”, indicó Scott DeFife de la Asociación Nacional de Restaurantes. McDonald’s había dirigido solicitudes de comentarios al gremio.

Los portavoces de Burger King y Wendy’s señalaron que ellos respetan los derechos de sus trabajadores.