Fin de semana sangriento en Pomona

Cuatro tiroteos en menos de seis horas dejaron al menos tres muertos. Aún no hay arrestos. Hay temor entre los vecinos tras múltiples incidentes violentos en lo que va del año.

Fin de semana sangriento en Pomona
Investigadores de la Policía de Pomona recogen evidencias en el lugar donde un tiroteo cobró la vida de una persona en la calle Orchid Lane.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Los residentes de varias zonas de Pomona tienen miedo. Y no es para menos. La sangre volvió a correr una vez más en esta ciudad del este del condado de Los Ángeles.

En seis horas, entre la noche del sábado y la madrugada del domingo, cuatro tiroteos ocurridos a poca distancia uno del otro acabaron con la vida de al menos tres personas y dejó lesionadas a dos más.

El teniente Eddie Vázquez, del Departamento de Policía de Pomona, informó a la prensa que los incidentes comenzaron el sábado, alrededor de las 9:30 p.m.

José Cerda, de 45 años de edad, conducía su bicicleta en el área cercana a las avenidas Garey y Lexington cuando un vehículo se detuvo a un lado y disparó varias rondas de balas”, indicó Vázquez. El residente de Pomona falleció como resultado de los disparos.

Horas después, alrededor de las 11:00 p.m., Isaías García López, de 24 años, residente de Ontario, y un acompañante de 18 años de edad, cuya identidad no ha sido revelada, caminaban por la cuadra 300 del callejón de Orchid Lane cuando sospechosos que no han sido identificados hasta el momento, comenzaron a dispararles. López murió en el acto. El joven de 18 años también recibió varios disparos y fue llevado al Centro Médico de USC, donde fue sometido a una cirugía. Hasta el cierre de esta edición no se conocía el estado de salud del joven.

En la misma área, ayer domingo alrededor de las 2:00 de la madrugada, un joven de 29 años de edad recibió heridas en su pierna como resultado de un tiroteo ocurrido en la cuadra 2200 de la avenida Canterbury. La víctima no fue identificada.

Un cuarto incidente, ocurrido una hora más tarde, terminó con la vida de Ángel Bravo, de 29 años de edad, que vivía en la cuadra 1700 de Benedict Way, quien recibió varios disparos en el pecho provenientes de un auto compacto de color blanco, informaron las autoridades.

“Está muy feo aquí”, opinó un vecino de la calle Orchid Lane. Según los residentes, que pidieron no ser identificados por cuestiones de seguridad, los incidentes están relacionados con una guerra de pandillas.

“Aquí no se miran pandilleros, pero vienen de otro lado para chingar a la gente aquí, a matarlas”, dijo uno de los vecinos y agregó que los atentados ocurren generalmente de 10:00 a 11:00 p.m. y los fines de semana.

Hace cuatro meses pasó exactamente [lo mismo] en el mismo lugar, dispararon a dos niños“, recordó un segundo vecino, refiriéndose a un incidente ocurrido en abril de este año, también en el 300 de Orchid Lane, que terminó con la vida de Justin Hansen, de 13 años y Andy Chávez, de 17.

Un mes antes a ese tiroteo donde murieron dos adolescentes, en marzo de este año y en la misma zona, otros cuatro jóvenes recibieron disparos que acabaron con sus vidas. El capitán Michael Olivieri, del Departamento de policía de Pomona, indicó en ese entonces que las víctimas habían sido probablemente elegidas por su conexión con pandillas.

“Los vecinos ocupamos más policía, más seguridad. Hasta a los narcos les da miedo entrar aquí”, indicó uno de los vecinos. Los tres residentes dijeron que no salen de sus casas después de las 10:00 de la noche y que se sienten prisioneros en sus propias casas.

“Ya les pedimos a los managers que pongan rejas electrificadas para que solo entren los que vivimos aquí”, dijo uno de ellos.

“De mecánico, a veces traigo carros y ya me robaron dos sistemas de estéreo, en este mismo callejón, me quebraron los vidrios con puras canicas y se los robaron”, recordó uno de los vecinos que se dedica a reparar autos.

“Lo barato sale caro. Aquí está barata la renta. Yo estoy pagando 700 dólares, y en el otro lugar donde vivía pagaba 1,200, pero a qué vine a caer a la lacra. Yo ya me quiero salir de aquí”, dijo el residente.

“Yo también estoy pensando en moverme”, agregó el tercer vecino. “Por favor, no ponga nuestros nombres, a ver si después también nos matan a nosotros”, pidió.

Cualquier persona con información sobre alguno de los incidentes puede comunicarse con la policía de Pomona al 800-222-8477 ó al 909-620-2085.