Las muertes en la cancha más impactantes (Videos)

El deceso por un paro cardiaco del futbolista argentino Héctor Sanabria se suma a una lista de jugadores que han dejado literalmente su vida en el terreno de juego

El futbolista español Antonio Puerta murió el 25 de agosto de 2007
El futbolista español Antonio Puerta murió el 25 de agosto de 2007
Foto: EFE / archivo

CIUDAD DE MÉXICO.- La muerte repentina del futbolista argentino Héctor Sanabria, acaecida este martes tras un paro en el terreno de juego durante un partido, se suma a una lista de trágicas muertes de jugadores en una cancha de fútbol.

El último reporte de FIFA al respecto es escalofriante; 84 futbolistas han muerto en la cancha en los últimos cinco años y todos por problemas cardiacos. Esta situación pone en vilo la reglamentación del máximo organismo con relación a los exámenes médicos a los que tienen que ser sometidos los futbolistas, para evitar situación como la reciente muerte del ecuatoriano Christian “Chucho” Benítez, que aunque no fue dentro del terreno de juego, estremeció al mundo entero por la forma tan repentina en la que se dio.

A continuación, te presentamos una lista de los casos más impactantes en los últimos años.

El camerunés Marc Vivien Foé murió el 26 de junio de 2003, durante el partido entre Camerún y Colombia por la semifinal de la Copa Confederaciones. Al minuto 75 se desplomó cerca del círculo central, víctima de un paro cardiaco.

El futbolista español Antonio Puerta, quien militó en el Sevilla, murió el 25 de agosto de 2007 en un partido frente al Getafe. Durante el desarrollo del juego sufrió un paro cardiorrespiratorio que le provocó un desmayo y aunque salió por su propio pie del terreno de juego, en los vestidores sufrió cinco desmayos más, por lo que fue llevado de urgencia a un hospital donde perdió la vida.

El futbolista húngaro del Benfica, Miklos Feher, murió a causa de un tromboembolismo pulmonar en enero de 2004, cuando su equipo disputaba un partido de la liga portuguesa contra el Vitória de Guimaraes. Feher fue amonestado y éste le sonrió de forma irónica al árbitro, pero de pronto se sintió mal y cayó de espaldas sobre el césped. A pesar de los esfuerzos, no pudieron salvarlo.

También en 2004, el futbolista brasileño Serginho murió de un paro cardiaco durante un partido. El jugador del Sao Caetano se desplomó dentro del área en un encuentro de la liga paulista frente al Sao Paulo. El jugador no reaccionó a los masajes cardiacos ni a la respiración boca a boca, y dejó de existir en un hospital que se ubicaba en las inmediaciones del estadio.