Editorial: Letitia James busca ser Defensora del Pueblo en NYC

Editorial: Letitia James busca ser Defensora del Pueblo en NYC
La candidata para Defensora del Pueblo Letitia James visitó las oficinas de EL DIARIO/LA PRENSA para hablar de su plataforma política.
Foto: ELDP

La primaria demócrata esta a la vuelta de la esquina y los exhorto a que me elijan como su Defensora del Pueblo. El Diario/La Prensa me apoyó en su editorial el 7 de agosto y reconoció que yo soy, como lo es este rotativo, la campeona de los hispanos.

En ese editorial, El Diario resumió mi trayectoria política y citó: “A los neoyorquinos se les ha prometido un cambio en cada ciclo electoral. Los cambios han pasado, pero muchos no han sido favorables para las comunidades que más lo necesitan. Letitia James es una de esas líderes que demuestra su intensa lucha en contra de injusticias y ha logrado cambios que sí han favorecido a los neoyorquinos”.

Yo soy como muchos de ustedes. Crecí en una familia humilde. Mi padre era un conserje y mi mamá una empleada doméstica. Ellos entendieron que la educación era el camino a un futuro mejor. Me gradué de escuelas públicas aquí en Nueva York y luego estudié leyes en Howard University.

Pero nunca me olvidé de regresar a servir a los más necesitados, a los inmigrantes y a la clase trabajadora. Por esto al graduarme de derecho, trabajé para el Legal Aid Society defendiendo mujeres y niños, víctimas de violencia doméstica.

Toda mi carrera ha sido en el sector público para asegurarme que el gobierno y las instituciones que hemos creado atiendan las necesidades de los que de verdad lo necesitan. Como miembro del Concejo Municipal pasé legislación para reformar la práctica de ‘parar y revisar’ (stop and frisk) y eliminar el uso del perfil racial.

Cuando Bloomberg quería un tercer término, yo me opuse y voté en contra. Los neoyorquinos en varias consultas habían determinado que querían límites para los oficiales electos. Fui líder en la aprobación de una ley que le permite al gobierno hacer reparaciones de emergencia a apartamentos cuando caseros inescrupulosos no las quieren hacer. Me enfrenté a las llamadas clínicas de salud que engañaban a las mujeres sobre servicios de salud reproductiva.

Fernando Ferrer, el presidente de El Bronx, Rubén Díaz Jr, los Concejales Fernando Cabrera, María del Carmen Arroyo, Melissa Mark-Viverito y muchos otros apoyan mi candidatura, porque yo defiendo a la clase trabajadora.

Casi todos los sindicatos, desde la unión de salud, 1199 SEIU, los trabajadores de la 32BJ, las enfermeras, los trabajadores sociales, están trabajando fuerte para que yo me convierta en la defensora del pueblo.

Me llaman la luchadora y con su voto, el 10 de septiembre puedo convertirme en su Defensora del Pueblo.