Audi celebra tres décadas del sistema Quattro

La marca alemana devela en Frankfurt el Sport Quattro, un homenaje al modelo homónimo que marcó una época en los ochenta
Sigue a La Opinión en Facebook
Audi celebra tres décadas del sistema Quattro
AL firma de los cuatro aros presenta su más moderna innovación tecnológica.
Foto: Audi

En el Autoshow de Frankfurt de 1983, Audi develó al mundo un vehículo deportivo que hizo historia.

Se trató del Sport Quattro, un modelo que tres años después de la presentación de esta tecnología de tracción permanente, se erigió como uno de los mejores superdeportivos de su época gracias a una serie de innovaciones técnicas y sus 306 caballos de fuerza.

Tres décadas después, la automotriz de Ingolstadt lleva a la misma exhibición el Sport Quattro Concept, un modelo que respeta la gran tradición de los modelos Quattro: gran diseño, tecnología de punta y una potencia sorprendente.

Para impulsar al Sport Quattro concept se dispuso un motor V8 TFSI 4.0 litros twin-turbo capaz de erogar 560 HP. Esta unidad equipa el sistema COD (Cylinder on demand) que desactiva cuatro cilindros si no son necesarios y el start-stop que, combinados ofrecen un gran nivel de eficiencia.

Este propulsor se combina con un motor eléctrico que desarrolla 110 kW (150 HP) y un torque máximo de 400 Nm, alimentado por unas baterías de ion-litio de 14,1 kWh. El auto cuenta con modo de manejo exclusivamente eléctrico, que cuenta con una autonomía de 31 millas; con modo híbrido que gestiona el sistema para ofrecer la mayor eficiencia, y con el modo deportivo que combina ambos impulsores para ofrecer el mayor rendimiento.

En esta última configuración el Sport Quattro desarrolla 700 HP, siendo capaz de acelerar de 0 a 62 mph en 3.7 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 190 mph.

Para su creación se utilizó el concepto de construcción ligera que impera en los productos Audi. Así es como encontramos en el habitáculo elementos de acero de alta resistencia combinados con otros realizados en aluminio y en plástico reforzado con fibra de carbono.

El chasis fue ideado para ofrecer un gran dinamismo sin por esto perder estabilidad. La suspensión ha sido configurada para asegurar el agarre del vehículo, mientras que los frenos cerámicos con fibra de carbono aseguran el control del mismo.

En cuanto al diseño, encontramos en él una estética con reminiscencias del original de hace treinta años, con elementos tales como los faros y las salidas de aire del capó. Mientras tanto presenta novedades como el utilizamiento de fibra de carbono en numerosos elementos de la carrocería.

En el interior se aprecia, tal como la marca acostumbra, una disposición minimalista con capacidad para cuatro ocupantes.

Con esta creación, la automotriz alemana logra fusionar en un prototipo su grandeza pasada, su éxito presente y su prometedor futuro.