Los Dodgers vuelven a la carga

La novena angelina bombardea a los D-Backs con 6 jonrones; Nolasco incontenible

Juan Uribe celebra con Hanley Ramírez su tercer jonrón  sobre los D-Backs.
Juan Uribe celebra con Hanley Ramírez su tercer jonrón sobre los D-Backs.
Foto: AP

Los Dodgers se olvidaron de la barrida en Cincinnati y dejaron atrás las cuatro derrotas seguidas para confirmar porqué son sólidos candidatos para avanzar más allá de su Serie de División.

En la penúltima permanencia en casa de la temporada regular, los angelinos descargaron anoche media docena de jonrones, un apoyo exagerado dada otra asfixiante labor de Ricky Nolasco, para doblegar 8-1 a los Diamondbacks de Arizona, uno de los equipos que antes del Juego de Estrellas era su rival a vencer.

Los principales artilleros azules: Andre Ethier, Juan Uribe, Adrián González y Hanley Ramírez, explotaron con bombazos al otro lado de la barda. Uribe conectó tres por primera vez en su carrera.

Nolasco (13-9) extendió a siete su racha triunfal al servicio de los Dodgers con una magistral faena de seis innings dos tercios en la que ponchó a seis, aisló tres hits, permitió una carrera (sucia) y dio un boleto.

El derecho mexicoamericano, que tiene marca de 8-1 desde que llegó a Los Ángeles procedente de Miami, hizo 100 lanzamientos, 68 fueron strikes.

Aún no se acomodaban los 52,410 fanáticos, que llenaron por 23ra. ocasión el Dodger Stadium este año, cuando Yasiel Puig sacó a relucir una de sus grandes virtudes: la velocidad de sus piernas.

El cubano descargó un rodado violento al montículo que Randall Delgado quiso detener, pero la bola rodó a su lado derecho y apresurado por sacar a Puig, tiró mal a primera base.

Cuando el jardinero derecho Gerardo Parra recogía la pelota, Puig ya volaba sobre segunda y aterrizó en tercera de cabeza ante el alarido del público.

Empero, Delgado, un derecho panameño que hizo su debut en junio del 2011, exhibió su casta y dejó anclado al novato perlantillano en la antesala ponchando a Carl Crawford. A Hanley lo doblegó con elevado a la inicial e hizo abanicar a Adrián González.

Un inning más tarde, Ethier y Uribe estremecían a Delgado con sendos jonrones. En el tercero, el poder del “Titán” reapareció y cobró su ponche a Delgado disparándole vuelacera por la banda contraria. El tablazo 20 de Adrián encontró a bordo a Ramírez.

La tormenta no paró allí, Uribe castigó con un bombazo por el sector izquierdo.

Delgado (4-6), que cargó con la derrota, fue relevado por Matt Langwell luego de dar boleto a Mark Ellis en el tercer episodio. Langwell, que apagó el fuego azul en un inning un tercio dio paso a un emergente en el quinto.

Fue en esa entrada cuando un error en tiro de Uribe permitió que Arizona anotara por doble de Didi Gregorius evitando la blanqueada.

Eury de la Rosa se hizo cargo de la lomita y también recibió su dosis de plomo. Al primer lanzamiento Ramírez le depositó la bola al otro lado de la cerca del bosque izquierdo. Acto seguido, Uribe culminó su gran noche ofensiva, yéndose para la calle por tercera ocasión.

Es la primera vez que los Dodgers conectan 6 cuadrangulares desde que se destaparon con 7 el 18 de septiembre de 2006 frente a los Padres, en San Diego.