Indocumentados de CA aguardan por licencias de conducir

Le piden al gobernador Brown que cuanto antes firme la ley AB60 de licencias para los indocumentados
Sigue a La Opinión en Facebook
Indocumentados de CA aguardan por licencias de conducir
A Bertha Díaz le decomisaron tres autos en los últimos dos años, por conducir sin licencia.
Foto: Ciro César / La Opinión

El miedo de hacer algo tan común para otra gente como manejar un auto, para ir al trabajo o para llevar a los niños a la escuela, ha estado presente por casi 20, años en la vida de Araceli Sánchez, al no contar con una licencia de conducir.

Por ello, esta mujer de Los Ángeles, suplica al gobernador de California Jerry Brown que firme la propuesta de ley AB 60, que ya fue aprobada en la legislatura estatal, el jueves.

Aunque se desconoce cuándo, el gobernador ha hecho pública su intención de firmarla, para que se convierta en ley, y pueda ser implementada en enero del 2015.

De concretarse esto, California se convertiría en el onceavo estado en el país en otorgar licencias de conducir a inmigrantes indocumentados, sumándose a Washington, Illinois, Nuevo México y Nevada, entre otros.

“Que la policía te detenga sin compasión y te deje en la calle con tus tres hijos al decomisarte el auto por no tener licencia de conducir, es algo que a los millones de indocumentados que no tenemos licencia nos ha pasado alguna o muchas veces”, aseguró Sánchez.

“Tuve que caminar a casa, con mis 3 hijos bajo la lluvia, y encima perdí mi auto totalmente, porque me salía mas caro recuperarlo y pagar las multas que comprar otro”, recordó la mujer que pide el derecho a conducir sin miedo por las calles y carreteras de todo el estado.

La medida AB 60 , propuesta por el asambleísta demócrata Luis Alejo, fue retirada por el mismo el día anterior a su aprobación, ante la presión de los sindicatos, que argumentaban dicha ley solo pondría en mayor peligro a los inmigrantes indocumentados.

Fue el caucus de legisladores latinos, integrado entre otros por los senadores Kevin de León y Ricardo Lara, el que revivió la medida que logró pasar en la asamblea por 55 votos a favor y 20 en contra.

Joseph Villela, director de política y abogacía de la Coalición de Derechos Humanos para los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), dijo a La Opinión que el argumento de que estas licencias pudieran poner en peligro de deportación a quienes la obtengan, es un temor infundado.

“Ese era el mismo temor en los estados que han aprobado las licencias antes, y no hemos visto un incremento en el número de deportaciones en tales estados”, indicó, y señaló que de hecho una licencia detiene el proceso de entrar al booking system, que eventualmente sí conlleva a una deportación.

Armando Ibañez, de 30 años de edad, y de origen mexicano, opina que tener una licencia, aunque sea diferente, ya que esta tendría una letra P en el frente que indicaría que solo sirve como “privilegio de manejo”, es mejor a no tener nada.

“Tener 3 trabajos y manejar de uno a otro y de noche, sin tener una licencia, ha sido demasiado para mi. Salir todos los días a trabajar con ese temor es una sensación que no se le desea a nadie”, expresó.

“Hace 20 años el ambiente anti inmigrante en el gobierno de California nos quitó el derecho a una licencia de conducir. Hoy, California está sentando un precedente para que el gobierno federal vea que sí se pueden avanzar estas medidas, por lo tanto debe avanzar la reforma migratoria¨, señaló Villela.

El abogado de CHIRLA explicó que una vez que el gobernador firme la AB 60, tomaría como mínimo 9 meses para que se implemente. “Estamos calculando un año, porque la agencia del DMV necesitaría tiempo para trabajar en los requisitos y el trabajo que le tomaría el procesar entre 1.4 y 1.7 millones de solicitudes, que calculamos serían los interesados en solicitar una de estas licencias”.