Tambores de guerra

Los Bravos de Atlanta, campeones de División Este

Tambores de guerra
El lanzador Tim Hudson (izq.) recibe feliz su baño de cerveza en las celebraciones de los Bravos en los vestidores del Wrigley Field.
Foto: AP

CHICAGO (AP).— Andrelton Simmons bateó ayer un par de jonrones en el triunfo de 5-2 de los Bravos sobre los Cachorros de Chicago, coronando el día en que Atlanta se quedó con el banderín de la División Este de la Liga Nacional.

El partido estaba en el sexto inning cuando Washington cayó 4-2 ante Miami, dando a los Bravos su primera corona divisional en ocho años. Atlanta se soltó a celebrar cuando Craig Kimbrel finalizó para su 49no juego salvado de la temporada.

Los Bravos se abalanzaron al terreno y saltaron en círculo cerca de la lomita antes de retirarse al camerino para continuar la fiesta.

El curazaolense Simmons bateó un jonrón solitario en el cuarto episodio y uno de dos carreras en el octavo, lo que le dio 17 cuadrangulares en el año.

Su despliegue de poder fue más que suficiente para el abridor colombiano Julio Teherán (13-8), quien ponchó a siete en seis innings, limitando a Chicago a una solitaria carrera.

Freddie Freeman también bateó un jonrón de dos carreras por los Bravos, que han ganado tres de cuatro.

Freeman terminó con tres hits y está bateando .356 (de 73-26) con seis cuadrangulares y 17 empujadas en sus últimos 20 partidos.

Freeman botó la pelota en el primer episodio contra el abridor Edwin Jackson (8-17), a quien le hicieron tres carreras y le dieron ocho hits en más de seis innings. El zurdo encabeza las Ligas Mayores en derrotas en su primera campaña con los Cachorros.

Atlanta va a los playoffs por segundo año consecutivo y tercero en cuatro.

Es su primer cetro divisional desde el 2005, cuando ganó 90 juegos y perdió con Houston en los playoffs.

El triunfo de los Marlins, que fueron producto de jonrones, Giancarlo Stanton y Christian Yelich en el primer juego de una doble cartelera, también aseguró el pase a los playoffs a los Cardenales de San Luis.

Washington no podrá ganar más de 90 juegos, por lo que los Cardenales de San Luis (91-64), líder de la Central, aseguró al menos un boleto de comodín.

Los Nacionales comenzaron la jornada cuatro juegos y medio detrás de Cincinnati por el segundo y último wild card de la Nacional, y apenas le quedan siete juegos.