Inicia apelación por cadena perpetua a joven hispano

La familia de Jesús Aguirre Jr. considera excesiva la condena dictada al joven, cuando tenía 16 años, por acompañar a un sospechoso de disparar a una persona con un arma de perdigones tres años atrás
Inicia apelación por cadena perpetua a joven hispano
Jesus Aguirre, padre, cree que es "injusto" que su hijo pase toda su vida detenido en una prisión estatal.
Foto: Virginia Gaglianone / La Opinión -

La familia de Jesús Aguirre Jr., el joven condenado a cadena perpetua a los 16 años de edad, tuvo la oportunidad de defender su caso esta semana en la Corte de Apelaciones de Santa Ana.

Los jueces del caso oyeron los argumentos del abogado defensor William Kopeny y del fiscal, Vincent LaPietra.

El caso se remonta tres años atrás, cuando un sujeto, identificado solo como “Little Frosty” y quien era amigo de Aguirre Jr., disparó a Ramón Magaña con un arma de perdigones.

La víctima, que sufrió lesiones leves. no quiso presentar cargos en ese entonces. Las autoridades no encontraron al responsable del disparo. El sospechoso aún se encuentra en libertad.

Sin embargo, Aguirre Jr., sí fue detenido en 2010, cuando tenía 16 años y fue juzgado y condenado a cadena perpetua, por acompañar a su amigo durante el incidente. Además se le imputaron supuestos lazos con la pandilla East Side Buena Park.

El joven está sirviendo su sentencia en una prisión estatal de máxima seguridad.

La madre de Ramón Magaña (la víctima), quien fue testigo del incidente en 2010, se encontraba esta semana en la corte, apoyando a la familia Aguirre. La madre no quiso dar su nombre, pero dijo que el año pasado, dos personas habían matado a su hijo Ramón.

“Los hombre que mataron a mi hijo y dejaron a mis tres nietos sin padre están libres y este muchacho que ni siquiera le disparó está sirviendo cadena perpetua. Esto no es justicia”, opinó.

Durante el juicio, el abogado defensor argumentó que no existían evidencias suficientes de que la intención de Aguirre Jr. haya sido matar a Magaña. Mencionó el hecho de que “Little Frosty” usó perdigones y no balas.

Los jueces preguntaron al fiscal de por qué consideraba el caso un homicidio, si la víctima estaba viva, a lo que respondieron que lo importante era la intención de los jóvenes.

Los jueces informaron a los presentes que debatirán el caso en los próximos días antes de tomar una decisión.