Policías fueron los que dispararon en Washington

Las autoridades indicaron que la mujer que era perseguida nunca disparó un arma de fuego
Policías fueron los que dispararon en Washington
El policía que fue herido durante la balacera en Washington fue trasladado al hospital en un helicóptero.
Foto: AP

La mujer que era perseguida por las calles de Washington esta tarde y que terminó chocando su vehículo e hiriendo a un policía nunca disparó un arma, según indicaron las autoridades. Fueron los agentes que la perseguían los que abrieron fuego luego que la conductora no obedeció la orden de detenerse.

El tiroteo se desarrolló alrededor de las 2:30 p.m. hora del Este, después que la Policía persiguió un automóvil negro que se acercó a la Casa Blanca de manera errática y luego condujo por la avenida Constitución hacia la sede del Congreso, tras pasarse varias luces rojas.

Las autoridades descartaron rápidamente que el incidente con disparos tuviera conexión con el terrorismo y aseguraron que se trató de un hecho “aislado”.

“No tenemos evidencia de que esto sea terrorismo u otra cosa diferente a un incidente aislado”, explicó en una conferencia de prensa el jefe de la Policía del Capitolio, Kim Dine.

El incidente comenzó en la avenida situada frente a la Casa Blanca e implicó a una mujer que iba en un vehículo. Al parecer la mujer intentó traspasar una barrera de seguridad de la Casa Blanca y a raíz de ello comenzó una persecución por parte del Servicio Secreto, el cuerpo encargado de la seguridad del presidente, que terminó en las inmediaciones del Capitolio, donde ocurrieron los disparos.

Un residente de la zona dijo que vio cómo varios agentes de Policía rodeaban un coche negro que se estrelló contra la zona de control de acceso al Capitolio.

Según relató, aparecieron policías “por todos lados”, enseñando las armas, y rodearon el vehículo y sacaron de él a una niña.

Dine sí confirmó a los periodistas que había un menor en el vehículo, pero no quiso dar información sobre el estado de la sospechosa, que está en custodia.

Durante la persecución hasta el Capitolio el vehículo de la sospechosa causó heridas a un agente de la Policía, de acuerdo con Dine.

Estos hechos ocurren dos semanas después de un tiroteo en el Astillero Naval, que es vecino del Capitolio, y en medio de un cierre parcial del Gobierno.

Tan pronto sonó una alarma, los legisladores de la Cámara de Representantes fueron abruptamente a receso y los representantes salieron del recinto de la plenaria. La Cámara Baja acababa de aprobar una ley que ayudaba a permitir abrir parcialmente el gobierno autorizando el pago de los salarios de los miembros de la Guardia Nacional y los reservistas.

La gente que se encontraba frente a la Corte Suprema, al otro lado de la calle, fue obligada por las autoridades a entrar al edificio de la corte.

La Casa Blanca también fue cerrada rápidamente después del incidente, y el tramo de la avenida Pensilvania, al frente de este edificio, fue cerrado a los peatones. El Servicio Secreto dijo que tomaron esas medidas por precaución.

El presidente Barack Obama fue informado del incidente y su equipo estaba monitoreando la situación, que las autoridades consideran controlada.

El Capitolio y los edificios de oficinas aledaños fueron cerrados durante un rato pero una hora más tarde fueron reabie